Ventajas y beneficios de jugar al pádel en verano

Estamos en verano, una época del año asociada al descanso, las vacaciones, el relax, a la oportunidad de pasar tiempo con los amigos… Y, por qué no, de seguir practicando deporte.

Los motivos por los que el pádel lo tiene todo para convertirse en una de las grandes ‘estrellas’ del período estival

El pádel puede ser una de las disciplinas más practicadas durante este verano. Es un deporte en auge en nuestro país gracias a los múltiples beneficios que aporta a nuestro organismo. En la actualidad son más de 3 millones de personas en España las que disfrutan de las excelencias que brinda este deporte.

Un corazón más fuerte gracias al pádel

Al ser un deporte aeróbico, mejora el sistema cardiovascular y reduce el riesgo de sufrir enfermedades relacionadas con el corazón, como infartos o insuficiencias cardíacas ya que ayuda a ensanchar nuestras arterias y venas. Por su parte, también previene de desarrollar enfermedades como la diabetes o la osteoporosis y evita el envejecimiento de nuestro cuerpo de forma prematura. Se trata de una apuesta segura para disfrutar de la vida de forma saludable durante más tiempo.

Glúteos y piernas siempre a punto

El hecho de estar en movimiento permanente durante todo el partido es algo que ayuda a fortalecer y tonificar los músculos, en especial los glúteos y las piernas. El pádel, por lo tanto, es un deporte quema-grasas que ayuda a reducir los niveles de colesterol e incluso se pueden llegar a quemar 400 calorías por partido. Este verano, luce un cuerpo 10 con la práctica del pádel ya que te ayudará a perder esos kilos de más que se han cogido durante el invierno y a deslumbrar en la pista con unas piernas y unos glúteos perfectos.

Agilidad y precisión en los movimientos

Los desplazamientos que se realizan son dinámicos y cortos, por lo que se incrementa el desarrollo de habilidades relacionadas con la coordinación, precisión y habilidad. Eso contribuye a que se aumente la agilidad y la capacidad de reacción de los jugadores. El pádel se caracteriza por ser muy rápido, por tener que luchar cada punto… Y es que no habrá nada decidido hasta el final.

Ayuda a socializarse y conocer gente nueva

Es un deporte que no requiere grandes condiciones físicas así que todos los jugadores pueden iniciarse en él de forma sencilla. Tras disputar varios partidos, la mejoría resulta evidente y esto hace que el afán de superación personal sea una gran baza para querer mejorar en cada golpe. De hecho, es tan divertido que engancha con mucha facilidad por lo que se convierte en un plan perfecto para pasar un rato entretenido con amigos o en pareja donde poder socializarse y conocer gente nueva mientras se practica deporte.

Después del partido siempre se tiene la excusa perfecta para poder tomar un refresco y comentar todas las jugadas: el famoso ‘tercer tiempo’.

Adiós al estrés

En el día a día vivimos situaciones de estrés de forma continua por lo que un partido de pádel puede ayudar a concentrase sólo en el juego, dejando a un lado los problemas personales que nos acechan. Además, al practicar deporte, el cuerpo libera endorfinas, la conocida como hormona de la felicidad, que crean un estado de bienestar, mejoran el humor y producen una satisfacción general en el organismo.

Los jugadores amateurs disfrutarán con las divertidas ‘pachangas’ entre amigos o compañeros de trabajo pero, para aquellos que deseen mejorar su técnica, es recomendable asistir a clases, en las cuales se trabajará el perfeccionamiento en cuanto a golpes, colocación y juego.

Este verano, por lo tanto, el pádel será un aliado perfecto para mantenerse en forma y sentirse bien, tanto por dentro como por fuera.

FUENTE DE LA NOTICIA: https://padelworldpress.es/ventajas-y-beneficios-de-jugar-al-padel-en-verano/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *