Tres recetas de té helado para refrescarte en verano

Hidratarse y de paso tomar un chute de antioxidantes, ¿te apetece un té helado?

Después de un gran entrenamiento, no hay nada como hidratarse con una refrescante infusión. Recuperarás deliciosamente la calma y darás a tu cuerpo un chute de antioxidantes. Te proponemos beberlo sorbo a sorbo, disfrutando del intenso sabor del verano. ¿Cómo lo prefieres?

Concentrado para empezar

Prepara la base perfecta de té. Necesitas 6 bolsitas de té verde, negro o rojo (rooibos). Preparación: Hierve 2 tazas de agua en un cazo (saldrán 4-6 vasos). Cuando entre en ebullición, retira del fuego y añade las bolsas del té elegido. Deja actuar 4 min para que suelte la esencia. En ese tiempo, remueve un par de veces. Saca las bolsas y deja enfriar. Guarda en el frigorífico.

 

NEGRO Y ORO

PASO 1: CUBITOS

En un cazo, añade 1 taza de leche de coco, 2 cda. de miel, 2 cdta. de cúrcuma molida y 1/4 de cdta. de especias chai molidas, como canela, jengibre, anís… Pon a fuego medio y remueve hasta que esté caliente sin que llegue a hervir. Retira y agrega 1/2 cdta. de pimienta molida. Vierte en moldes para cubitos y guardaen el congelador.

PASO 2: EL TÉ

Prepara un concentrado de té negro como se ha indicado y añade al cazo 2 tazas de agua fría. Echa en vasos individuales cubitos de leche de coco, algún cubito de hielo y vierte el té por encima.

Añade cítricos: el zumo de limón y el de naranja aumentan la absorción de la catequina, antioxidante presente en el té verde, con propiedades antimicrobianas.

 

VERDE Y CITRUS

Prepara un concentrado de té verde. En una jarra, mezcla 100 ml de zumo de limón y 100 ml de zumo de naranja, 2 o 3 cda. de jarabe de arce puro y remueve hasta disolver. Agrega a la jarra el concentrado de té y 1 taza de agua fría. Sirve con hielo y lima cortada en rodajas.

 

ROOIBOS CON FRUTOS ROJOS

Prepara un concentrado de té rojo (rooibos). En una jarra, mezcla zumo natural realizado con 100 g de frambuesas y 100 g de moras, 2 cda. de jengibre fresco rallado y 1/2 taza de menta fresca picada. Añade el zumo al concentrado de té junto con 2 tazas de agua fría. Sirve con bayas enteras.

Siempre fuerte: el rooibos y las bayas están cargadas de quercetina, que mejora el sistema inmunológico. Piensa en este sorbo como algo muy saludable.

 

Fuente de la noticia; https://www.womenshealthmag.com/es/nutricion-dietetica/a33592357/te-helado-recetas-antioxidantes/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *