Swimming de Pilates: así se hace paso a paso para trabajar tu cadena posterior

Muchos de los ejercicios de Pilates, como por ejemplo el famoso Hundred, incluyen una flexión de la columna, algo que se ha criticado a este método con el paso del tiempo. Para que variéis vuestro entrenamiento y como una forma de trabajar toda la cadena posterior de nuestro cuerpo, hoy os explicamos cómo se realiza paso a paso el ejercicio de swimming: un ejercicio clásico de Pilates que implica una extensión de la columna y que, como podéis imaginar, simula el movimiento de un nadador en el agua.

El swimming de Pilates es un ejercicio muy completo en el que ponemos a trabar la coordinación de brazos y piernas, los músculos responsables de la estabilización de nuestra postura, los músculos de la espalda especialmente los de la zona lumbar, y los glúteos. Os explicamos cómo se hace el swimming con todas sus progresiones. ¡Ven a probar nuestras cases de Pilates! Pincha para saber más sobre los horarios.

El primer paso: back extension

El primer ejercicio por el que tendríamos que pasar para llegar a hacer un swimming perfecto y de manera segura es la extensión de columna o back extension. Se trata de un movimiento de articulación de la columna cuyo fin es el de estabilizar la zona lumbar y la cintura escapular y crear una extensión dorsal.

Nos colocamos tumbados boca abajo en el suelo con las piernas juntas, los codos flexionados y los antebrazos y las palmas de las manos apoyadas en el suelo. Desde esa posición extendemos la columna torácica y cervical, manteniendo siempre las últimas costillas en contacto con el suelo o la colchoneta. No se trata de ver cuánto podemos arquear la espalda, sino de articular la columna de forma correcta mientras el resto del cuerpo se mantiene estable.

Una vez tenemos dominado el movimiento pasamos a realizarlo con los brazos estirados a ambos lados del cuerpo (sin el apoyo de las manos en el suelo) y después podemos pasar a colocar los brazos hacia delante, primero flexionados y con las manos debajo de la frente y después estirados. Al colocar los brazos estirados hacia delante es buena idea que dibujen una uve: de este modo es más sencillo estabilizar las escápulas.

Aprender el movimiento de piernas y brazos

El ejercicio de swimming requiere una buena coordinación, ya que el movimiento de brazos y piernas se produce al mismo tiempo, pero combinando brazo derecho con pierna izquierda y viceversa. Por eso es importante para muchas personas aprender primero el movimiento de brazos y piernas por separado para después unirlo. Para seguir leyendo pincha sobre la fuente.

Fuente de la noticia: https://www.vitonica.com/pilates/swimming-de-pilates-asi-se-hace-paso-a-paso-para-trabajar-tu-cadena-posterior

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *