Sentadillas para natación

La natación es un deporte total, donde la coordinación y potencia del torso y las piernas deciden cada carrera. Tradicionalmente ha sido una disciplina muy separada del entrenamiento en gimnasio debido al miedo a “ponerse demasiado grandes” y a que la fuerza conseguida no tenga aplicación alguna dentro del agua. Ambas razones ya han sido desmentidas por los mejores entrenadores y nadadores del mundo, el propio Michael Phelps le debe parte de su palmarés a los durísimos entrenamientos que llevaba a cabo en el gimnasio (como ha reconocido él y su entrenador en varias entrevistas). Por supuesto, gran parte de estos entrenamientos se basaban en sentadillas.

Mejoras en las salidas y cambios de dirección

Una buena salida es seguramente una de las partes más importantes de la carrera, te asegurará tener que gastar menos energía al inicio de la prueba debido a la inercia producida tras el salto a la piscina. Puede parecer poco pero esta energía en la parte final de la prueba se convierte en oro. Así mismo, esto es también aplicable a los impulsos con la pared en los cambios de dirección. Los monitores de natación te asesorarán en tus clases. Pincha para saber más sobre nuestra Escuela de Natación.

En ambas situaciones el nadador realiza una sentadilla para impulsarse. Resultaría absurdo entrenar la fuerza de un nadador a base de salidas (ojo, he dicho fuerza, este entrenamiento es totalmente necesario para técnica) debido a que no recibirá el estímulo suficiente. Por ello las sentadillas se convierten en la mejor y más sencilla de las opciones a la hora de fortalecer y aumentar la potencia de cuádriceps, isquiotibiales y glúteos para mejorar tanto las salidas como los cambios de dirección.

Mejoras en la patada

Si bien los estilos mariposa y braza son los que más pierna solicitan, todos los estilos percibirán mejoras a la hora de fortalecer la extensión de rodilla. ¿Por qué? La patada de un nadador (salvo en estilo braza, que trataré después) se basa en continuas y potentes extensiones de rodillas coordinadas con los movimientos del torso para conseguir mayor velocidad con un consumo de energía mínimo. Durante esta extensión se reclutan los músculos más importantes de las piernas: cuádriceps, isquiotibiales y glúteos.

Así pues, el entrenamiento de sentadillas ha demostrado tener enormes beneficios en las mejoras de potencia y fuerza en la extensión de rodilla. Además, al coincidir en patrones de movimiento con la patada de un nadador, estas mejoras se traducirán en: aumento de la resistencia de las pierna durante el nado y aumento de la potencia de cada patada.

Mejoras en la patada estilo braza

La braza es el estilo de natación que más propulsión de piernas solicita debido a que la patada no se basa en extensiones de rodilla si no en extensiones combinadas de rodilla y cadera. Por ello, cobra más importancia si cabe el entrenamiento con sentadillas. Si has seguido toda la serie de “La sentadilla en los deportes” ya habrás descubierto que los músculos más importantes en la extensión de la cadera son los glúteos, lo cual convierte a las sentadillas profundas en una de las mejores opciones que hay para aumentar el rendimiento en el estilo braza. Para continuar leyendo el artículo pincha sobre la fuente.

Fuente de la noticia: https://www.entrenamiento.com/natacion/la-sentadilla-en-los-deportes-iv-nadadores/

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *