Seis consejos para jugar al pádel en días de lluvia

El pádel cuenta con multitud de seguidores hoy en día que no dejan escapar la oportunidad de practicar su deporte preferido, llueva, truene o nieve. Está claro que cuando llega el día y la hora de nuestro partido semanal ya tiene que pintar muy mal la cosa para cancelarlo. Es por eso que os queremos dejar una serie de consejos para jugar al pádel pese a la lluvia. Para todos aquellos que, pese a las condiciones, necesitan el pádel para vivir y por nada del mundo van a renunciar a su partido.

1. Cuidado con los desplazamientos. Debemos de tener muy en cuenta el agua que ha caído hasta el momento de entrar a la pista. Con las primeras gotas, en contra de lo que se piensa, la pista no resbala, por lo que si intentamos llegar a la bola buscando el deslizamiento natural lo más seguro es que se nos quede el pie trabado y nos demos de bruces contra el suelo. Cuando la pista se moja más pasa todo lo contrario, resbala mucho y debemos desplazarnos con mucho cuidado y con pasitos cortos y firmes. También se debe evitar en la medida de lo posible las arrancadas explosivas y las paradas repentinas, porque si no lo que haremos será dar una exhibición de patinaje sobre hierba.

2. Utilizar varios botes de bolas usadas durante el partido. Con el agua y la humedad la bola se va haciendo cada vez más pesada, con lo que nos costará el doble golpearla con la misma fuerza que lo haríamos en circunstancias normales. Además, al mojarse, el bote de ésta se vuelve más rápido, al deslizar la bola sobre la pista en vez de rebotar, igualmente sucederá con la pared lateral. Por el contrario, la bola que vaya a la pared de fondo, tenderá a “caerse” irremediablemente.

3. Secar la pala y el overgrip en cada cambio. Como es normal, si está lloviendo o hay mucha humedad relativa en el ambiente, tanto la pala como el overgrip se irán mojando. Al mojarse la pala no podremos dirigir demasiado bien nuestros golpeos, ya que resbalará la pelota sobre la superficie de la cara. Por otro lado, al mojarse el overgrip, el agarre de ésta se volverá menos preciso. Es por eso que intentaremos secar siempre que podamos la pala y el overgrip, llegando incluso a cambiar si se ha mojado demasiado y se nos empieza a escapar de la mano.

4. Jugar bolas más lentas a la pared de fondo y bolas más rápidas a la pared lateral. Esto, ya os hemos comentado antes, se debe al bote de la bola en estas condiciones.

5. Mucho ojo con la contrapared. Como hemos dicho, la bola que entre con ángulo al cristal resbala sobre este, por lo que tendremos que hacer nuestro golpe de contrapared mucho más lento y a menos velocidad para evitar que la bola suba y avance demasiado.

6. Intentar jugar golpes planos en vez de buscar golpeos con mucho efecto, ya que al estar las caras de la pala mojadas éstos no nos saldrán como esperamos.
FUENTE DE LA NOTICIA: https://www.padelnuestro.es/blog/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *