Rutina preentrenamiento para conseguir tus objetivos fitness

El secreto de un buen entrenamiento está en el calentamiento. Con esta rutina mejorarás tus resultados, y en solo cinco minutos.

El único error que puedes cometer con respecto al calentamiento es no hacerlo, pero si lo que estás buscando es ganar músculo y agilidad en tus movimientos, y empezar los entrenamientos con buen pie (es decir, en plenas condiciones físicas), será mejor que comiences por calentar de manera activa.
Esta rutina preentrenamiento combina lo mejor de cada disciplina (cardio, fuerza, flexibilidad y movilidad), ya que te obliga a realizar movimientos complejos que involucran simultáneamente a varios grupos musculares importantes, lo que da forma a un calentamiento muy completo. Una sesión dinámica no solo eleva tu frecuencia cardiaca y tu temperatura corporal, sino que hace que tus articulaciones amplíen sus rangos de movimiento.
Como resultado, serás capaz de realizar tus ejercicios perfectamente, te cansarás mucho menos y tendrás menos probabilidades de lesionarte, razón por la cual muchos expertos en fitness abogan por estos estiramientos dinámicos en lugar de la preparación estática. Es hora de que descubras esta nueva rutina de calentamiento, una vía que te ayudará a conseguir tus objetivos físicos mucho más rápido. ¿Estás preparad@?

Disfruta de tu ABONO MALBUGER PLUS y benefíciate de todas las ventajas a tu disposición, como el acompañamiento de nuestros monitores y una tabla de entrenamiento preparada a tu medida. Pincha AQUÍ para más información.

Rutina preentrenamiento

Esta rutina fue desarrollada para preparar entrenamientos de fuerza, pero se puede practicar antes de cualquier sesión. Al final de la serie de ejercicios, tus caderas, pecho, tobillos y la parte alta de la espalda estarán listas para afrontar las exigencias del entrenamiento. Haz 10 repeticiones de cada movimiento (en el caso de los que se hagan con ambos lados del cuerpo, ejecuta 10 con cada uno), sin concederte un respiro entre ejercicio y ejercicio.

1. Activación de cadera
Colócate sobre tus extremidades. Extiende la pierna derecha a un lado, y apoya el trasero en el pie izquierdo. Luego, adelanta las caderas hasta formar una línea recta desde la cabeza a la rodilla izquierda.

2. Rotaciones de cadera
Comienza a cuatro patas. Eleva la pierna izquierda y muévela hacia el codo izquierdo con la rodilla flexionada. Luego, oriéntala hacia fuera a la altura de la cadera, con el interior del muslo paralelo al suelo. Después deshaz el movimiento hasta que el cuádriceps quede paralelo a la estera. Eso es una repetición. Vuelve a empezar.

3. Enhebrar la aguja
Desliza la mano derecha bajo la muñeca izquierda, y rota hasta que tu costado casi toque el suelo. Deshaz el movimiento y levanta el brazo derecho, siguiéndolo con la mirada.

4. Plancha con estocada y rotación
Colócate en postura de plancha. Adelanta el pie derecho hasta la altura de la mano en posición de estocada, y flexiona el brazo para que el codo contacte con el pie. Luego, rota el torso hacia la derecha y levanta el brazo derecho. A continuación, cambia de lado.

5. Estocada lateral con elevación de rodilla
De pie, da un paso a un lado con la pierna derecha, flexionando la rodilla 90º. Luego, vuelve a la posición erguida mientras elevas la rodilla derecha a la altura de la cadera. Repite con el otro lado. Eso es una repetición.

FUENTE DE LA NOTICIA: www.womenshealthmag.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *