Remo, cinta o elíptica: ¿con cuál me quedo para hacer cardio en el gimnasio?

A la hora de hacer entrenamiento cardiovascular en el gimnasio, eres más de cinta, de elíptica o de remo? ¿Quizás las vas alternando? ¿O eres un fiel usuario de alguna de las tres? Cada una de estas máquinas, que a día de hoy podemos encontrar en la inmensa mayoría de los gimnasios, tiene sus pros y sus contras. Por eso hoy te explicamos cuáles son los beneficios de cada una de estas máquinas para que puedas elegir la que mejor se adapta al entrenamiento que quieres realizar.

Tus monitores de nuestras sala fitness te ayudarán y  asesorarán siempre que lo necesites. Pincha para saber más sobre nuestros abonos y actividades dirigidas. 

La cinta de correr: un clásico que nunca muere

Correr en la cinta puede ser aburridísimo para muchos (al fin y al cabo, ¿quién no ha tenido complejo de hámster corriendo sin moverse del sitio?), pero también puede salvarnos muchos entrenamientos cuando las condiciones climatológicas no son las mejores al aire libre; especialmente cuando hace demasiado calor como para correr en la calle o cuando hay avisos de tormenta.

Correr en la cinta puede ser buena idea a la hora de realizar intervalos de velocidad controlada: mientras que, entrenándolos al aire libre tenemos que controlar nosotros mismos nuestra velocidad en cada serie, hacerlo en la cinta nos da la facilidad de que es la máquina la que los controla. Así, es sencillo seleccionar una velocidad determinada y mantenernos a ese mismo ritmo durante toda la serie.

También puede ser una buena forma de trabajar cuestas: la mayoría de cintas de correr permiten variar la inclinación de las mismas, pudiendo así ir variando nuestro entrenamiento con la garantía de saber siempre la inclinación a la que estamos trabajando.

¿Cuáles son los contras de correr en la cinta? Como hemos dicho, el aburrimiento que puede suponer correr en el sitio, además de que nunca va a ser igual que correr al aire libre: no nos encontramos con un terreno desigual, como sí suele ocurrir cuando corremos en la calle, y el movimiento de la cinta hace que el ejercicio sea más sencillo que correr fuera del gimnasio.

¿Nuestra recomendación? Utiliza la cinta cuando sea estrictamente necesario, pero si es posible corre al aire libre.

Elíptica: a medio camino entre caaminata y carrera

Si lo que quieres es hacer un buen entrenamiento cardiovascular, pero todavía no te animas con la carrera, la elíptica puede ser una buena opción para ti. Te permite trabajar tu corazón con una intensidad un poco menor que la de la carrera pero con una mayor seguridad.

Es ideal para aquellas personas que huyen del alto impacto en las articulaciones que tiene el running: la elíptica, al no generar un impacto contra el suelo, mantiene a salvo las articulaciones de las rodillas y de los tobillos, replicando siempre el movimiento que realizamos al correr. Para seguir leyendo pincha sobre la fuente.

Fuente de la noticia: https://www.vitonica.com/maquinas-cardiovascular/remo-cinta-eliptica-cual-me-quedo-para-hacer-cardio-gimnasio

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *