¿Qué primero? ¿ejercicios aeróbicos o entrenamiento de fuerza?

Ya hemos explicado muchas veces el porqué es importante complementar la realización de aeróbicos con entrenamiento de fuerza, pero si deseamos realizar ambos trabajos en una misma sesión, ¿cuál de los dos hago primero?

Pues a esta pregunta podemos encontrar opiniones encontradas y diferentes según el objetivo de cada uno. Es decir, aquellos que en realidad desean realizar ejercicios aeróbicos preferirán tener todas las pilas puestas en éste y por ello, comenzarán por aquí.

Además, los que desean principalmente tonificar e incrementar la fuerza, se sentirán casados luego de una clase de aeróbicos para aplicar correctamente las técnicas, por ejemplo, de levantamiento de pesas y así, empezarán por el entrenamiento de fuerza.

No obstante, existen algunas verdades que pueden orientar la decisión que tomemos respecto a por dónde empezar.

Si iniciamos con entrenamiento con sobrecargas el organismo obtendrá la energía de la degradación del glucógeno muscular, entonces, llegado el trabajo cardiovascular, el cuerpo deberá recurrir a las grasas para obtener energía, debido a que las reservas de glucógeno ya estarán parcialmente agotadas.

Por otro lado, un reciente estudio ha encontrado que las personas que corren durante 20 minutos después de ejercitar con pesas mejoran la elasticidad de las arterias en un 2% con respecto a los que realizan su rutina en orden inverso.

Entonces, con mayor elasticidad de las arterias existen mejor circulación sanguínea y mayor oxigenación de los tejidos, por lo tanto, la fatiga llegará después. Incluso, tener mayor elasticidad arterial implica menor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Si bien esto puede ir de acuerdo a las preferencias de cada uno, no olvidemos que siempre es aconsejable realizar correctamente cada ejercicio para prevenir lesiones, y en mi opinión, el ejercicio aeróbico genera mucha más sensación de cansancio que el levantamiento de pesas.

Además, en el entrenamiento cardiovascular lo importante es no dejar de moverse y así, conseguiremos quemar grasas más rápidamente si previo a éste consumimos reservas de glucógeno.

Por supuesto, para que todo se desarrolle con normalidad y sin inconvenientes, siempre debes realizar un adecuado calentamiento antes de iniciar la actividad que elijas y al finalizar, o olvides el proceso de vuelta a la calma.

Sea cuál sea el orden que elijas, ten en cuenta estas certezas al respecto y recuerda que el entrenamiento de fuerza es una excelente forma de complementar y mejorar tu sesión de aeróbicos. Déjate asesorar por nuestros monitores, pincha aqui.

Fuente de la noticia: http://www.vitonica.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *