Que el frío no te saque de la piscina

Practicar natación en época de otoño e invierno puede provocar dos aspectos contradictorios: ganas o rechazo en nuestro cuerpo. En este último caso el motivo es evidente: el efecto del frío puede ser un obstáculo. Debemos proponernos unos objetivos para no dejar una rutina tan SALUDABLE para nuestro organismo.
Una motivación personal que nos podemos proponer es el efecto de relajación física y mental que causa este deporte. Lo notamos cuando sumergimos la cabeza debajo del agua y nos aislamos del estrés diario.

Nuestro CENTRO DEPORTIVO te ofrece una PISCINA cubierta y climatizada, de la que podrás disfrutar 362 días al año, haga frío, viento o llueva. No tienes excusas para dejar de nadar. Pincha AQUÍ y consulta nuestras TARIFAS y ABONOS.

NATACIÓN EN ÉPOCA DE FRÍO

Si en la calle hace mucho frío, entrar en una piscina será agradable por el buen clima de su ambiente. Además, el agua se encontrará a su temperatura adecuada por su regulación. Ahí tenéis una de las mejores formas de señalar un objetivo personal; hacer natación de forma terapéutica para dejar las preocupaciones y el estrés a un lado e irte a casa con una sensación agradable.
Otro objetivo es seguir trabajando aquello que nos hemos propuesto:

  • La resistencia
  • El buen movimiento de articulaciones y músculos
  • La respiración

Por estos motivos no debemos dejar de hacer natación en esta temporalidad fría. Nuestro cuerpo agradece toda la parte deportiva trabajada dentro del agua y crea una mejoría en nuestro día a día.
Un consejo es que encontréis ese ratito para vosotros y podáis seguir practicando la natación con vuestros objetivos más saludables.

FUENTE DE LA NOTICIA: www.comunidad.decathlon.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *