¿Por qué no hay que dejar de entrenar en Navidad?

La Navidad, las vacaciones, las celebraciones, las grandes comidas… en estas fechas muchas personas optan por dejar de hacer deporte. “El 90 por ciento de los planes de ejercicio van encaminados a la pérdida de peso y durante esas fechas se desvanece el esfuerzo que se hace durante el resto del año”, explica Jesús Hernández, entrenador personal de Blua de Sanitas.
Según Hernández, la razón principal de dejar de hacer ejercicio en Navidad es “que vamos a cometer excesos comiendo y bebiendo, y al saber que nos va a perjudicar, damos por perdido nuestro objetivo y, con ello, el entrenamiento”. Otro motivo de la dejadez es la intención de posponerlo para el comienzo del próximo año: “Para ayudar a acallar nuestra conciencia nos decimos que es mejor empezar definitivamente en enero, aprovechando así los propósitos de nuevo año”.

En nuestro Centro Deportivo puedes contar con el asesoramiento de tus monitores de sala. Pincha AQUÍ e infórmate.

Beneficios
Tanto en Navidad como en cualquier otra época del año se recomienda no dejar de entrenar. “El cuerpo está hecho para moverse y al dejar de hacerlo podemos enfermar. La actividad física y, más concretamente, el ejercicio es el único medicamento para tratar este problema, no tiene efectos secundarios y no puede ser más barato”, señala el entrenador personal, quien destaca tres beneficios de su práctica en Navidad:

  • Mantener el hábito: continuar con ello es crucial para conseguir cualquier objetivo, ya sea mantener una buena salud, perder peso o no ganarlo.
  • Mejor eficiencia metabólica: favorece la mejor distribución de los nutrientes, evitando una mayor acumulación de grasa.
  • Mejorar el balance calórico: el ejercicio es también un apoyo importante para tener un balance calórico consecuente con nuestros objetivos.

Aunque “el descanso es necesario para el cuerpo y es parte del propio entrenamiento, si va más allá de lo que se necesita, nuestro rendimiento disminuye y nuestra salud se ve perjudicada de manera progresiva con todo lo que conlleva el sedentarismo y la falta de ejercicio físico”, explica Hernández. Los efectos son “directos, pudiendo empeorar física y emocionalmente nuestra calidad de vida”, añade.

PARA SEGUIR LEYENDO ESTE INTERESANTE ARTÍCULO AL COMPLETO, PINCHA EN LA FUENTE DE LA NOTICIA: www.cuidateplus.marca.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *