Niños bien hidratos, y en verano más que nunca

Siempre hablamos de la importancia de mantenernos bien hidratados para enfrentar con éxito las altas temperaturas del verano y prevenir entre otras cosas, un golpe de calor. Hoy te contamos cómo puedes contribuir a que un adecuado estado de hidratación en los niños, y más aun en esta temporada.

¿Cuánta agua necesita beber un niño?

En primer lugar debemos recordar que cuando hablamos de agua no sólo hablamos del que bebemos sino también, de aquel que comemos mediante los alimentos y preparaciones con alto contenido acuoso en su composición.

Así, debemos saber que el total de agua recomendada por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) a diario, para bebés y niños son las siguientes:

  • De cero a seis meses: entre 100 y 190 ml por kilo de peso por día. Estas cantidades se pueden cubrir ofreciendo pecho materno con mayor frecuencia, sin necesidad de adicionar agua más allá de la leche que consume el bebé.
  • De seis meses a un año: entre 800 y 1000 ml diarios de agua total son suficientes y la mayoría frecuentemente deriva de la leche materna o artificial que aun consumen los bebés en elevadas cantidades, aunque también de agua y puré de frutas o verduras.
  • De uno a dos años: entre 1100 y 1200 ml por día que derivarán de alimentos y preparaciones con alto contenido acuoso, leche y agua.
  • De dos a tres años de edad: en promedio 1300 ml diarios que derivan del agua propiamente dicha y de alimentos y preparaciones sólidas.
  • De cuatro a ocho años de edad: en promedio 1600 ml diarios derivada de agua que se recomienda sea la bebida habitual, así como también de otras bebidas y preparaciones sólidas.
  • De nueve a trece años de edad: entre 1900 y 2100 ml diarios en promedio debiendo ser superior la ingesta en niños que en niñas.
  • De 14 años o más: se consideran las recomendaciones para adultos por lo que las ingestas deben ser en promedio de entre 2000 y 2500 ml diarios.

En todos los casos las necesidades de agua pueden incrementarse en días de temperaturas muy elevadas y ante la práctica de actividad física intensa que fomenta la pérdida de líquido por sudor.

Ideas y consejos para que los niños estén bien hidratados

Los niños son uno de los grupos vulnerables a sufrir deshidratación, pues a diferencia de los adultos no perciben con facilidad la sed y las necesidades hídricas, sobre todo los niños muy pequeños.

Por ello, es fundamental ofrecer agua o pecho materno con mayor frecuencia en verano o ante temperaturas ambientales elevadas, así como también, antes y después de que los niños jueguen o realicen actividad física.

También es de mucha ayuda ofrecer agua en una botella o vaso atractivo para el niño, como pueden ser aquellos con formas de animales, de colores o con imágenes en su exterior que por experiencia propia sé que incentiva el consumo de agua.

Asimismo puede ser de utilidad ofrecer los líquidos a temperatura fresca o con sabor, aunque no es recomendable el uso de zumos como bebida habitual ni aun siendo naturales, pues no hidratan como el agua. Tampoco son recomendables los refrescos o bebidas deportivas en niños porque pueden ser una gran fuente de azúcar en la dieta infantil. Para seguir leyendo pincha sobre la fuente.

Fuente de la noticia: https://www.vitonica.com/prevencion/ninos-bien-hidratos-y-en-verano-mas-que-nunca

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *