Natación y embarazo: ¿son compatibles?

Hacer deporte durante el embarazo es un tema que puede ser bastante delicado, en la medida que existe cierta discusión entre los que lo consideran adecuado y los que están en contra de ello. La gestación podría ser considerada como un ejercicio en sí misma, y actualmente, cada vez van surgiendo más y más tipos de entrenamiento, ya que muchas mujeres embarazadas prefieren no alterar significativamente su rutina de ejercicios como consecuencia del embarazo.

Descubre si la natación puede ser una buena opción para hacer ejercicio en el caso de que estés embarazada.

¿La natación es adecuada para embarazadas?

Mientras que muchos tipos de ejercicios se consideran normalmente demasiado agresivos y, por tanto, no recomendables para la mujer durante su embarazo, la natación, por el contrario, presenta unas características que la hacen especial. La natación, normalmente considerada un deporte de baja intensidad, otorga a las embarazadas una posibilidad de hacer ejercicio de forma segura, en la medida que el agua soporta parte del peso, disminuyendo así la carga que deben soportar la columna vertebral y las extremidades. Así, el doctor Steve Lebder, ganador del Premio de Ginecología y Obstetricia, declaró que “la natación es buena para las embarazadas. Es más, hacer ejercicio es bueno durante el embarazo”.

¿Se debe adaptar la natación si estás embarazada?

No hace falta hacer grandes modificaciones para acomodar la natación a la tripa de la embarazada o para aumentar su seguridad. De hecho, las precauciones que deben tomarse al nadar no son diferentes a las que hay que tomar para hacer ejercicio en general. Lo recomendable es mantenerse bien hidratado y asegurarse de que nuestro corazón se mantiene dentro de un ritmo de 120 a 140 pulsaciones.

Ninguna modalidad de natación es más segura que otra; sin embargo, es recomendable que las embarazadas no hagan buceo. A veces escuchamos que durante el embarazo se deben evitar las piscinas con cloro. Sin embargo, de acuerdo con el Doctor Lebder, “el cloro es un gran desinfectante. No hay nada malo en que las mujeres embarazadas naden en una piscina con cloro”. Además, la natación durante el embarazo otorga a la madre una sensación de bienestar, aliviando también las náuseas que suelen sufrir durante las mañanas.

Para seguir leyendo esta interesante noticia, pincha en la fuente de la noticia.

FUENTE DE LA NOTICIA: https://www.entrenamiento.com/natacion/puedo-practicar-natacion-si-estoy-embarazada/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *