Mi primer día en el gimnasio: ¿por dónde empiezo si lo que quiero es adelgazar?

Propósito de año nuevo: este año te vas a apuntar al gimnasio. Después de ver unos cuantos por la zona eliges el que mejor se adapta a tus necesidades y al día siguiente te plantas allí con tu bolsa de deporte, la ropa de entrenamiento y un montón de ganas de empezar a entrenar. Llegas a la sala y, «¿ahora qué hago?, ¿por qué máquina empiezo?».

Disfruta de todas las ventajas que te ofrece tu cuota Malbuger + y pide a tus monitores de la sala fitness tu tabla de entrenamiento personalizado.

Si eres novato en el gimnasio es muy posible que en tu primer día no sepas por dónde empezar. No pienses que es algo que te ocurre solamente a ti: absolutamente todos hemos tenido un primer día en el gimnasio en el que estábamos muy perdidos. Si lo que buscas es bajar de peso, te contamos qué hacer en estos primeros días en el gimnasio para que empieces a entrenar de forma efectiva desde hoy mismo.

Empieza por definir tus objetivos

Evidentemente lo primero que tendremos que hacer es saber qué es lo que queremos conseguir yendo al gimnasio: intenta definir tus objetivos de una forma concreta y con un tiempo estipulado. Por ejemplo, «quiero adelgazar» es un objetivo muy habitual, pero es muy ambiguo y no especifica un plazo de tiempo definido. En lugar de eso, analiza realmente qué es lo que quieres, con un número y una fecha y, por supuesto, que sea un objetivo realista. «Quiero perder 8 kilos de ahora al mes de julio» puede ser un buen objetivo para empezar.

Una vez que tengas claro ese objetivo, divídelo en pequeñas metas que puedas ir alcanzando poco a poco para no perder la motivación. Recuerda que la pérdida de peso nunca es lineal: los primeros meses verás más resultados que los posteriores, seguramente subirás un poco de peso en algunos momentos por diversas causas (retención de líquidos, ciclos hormonales, estrés o ansiedad) y lo habitual es perder aproximadamente entre 1,5 kilos y 2 kilos al mes (esto depende de cada persona, pero en términos generales es una buena aproximación).

Planifica tus objetivos y escríbelos de tu puño y letra en una agenda o un cuaderno que tengas expresamente para tus entrenamientos, donde puedes ir apuntando todo lo que haces. Así verás qué es lo que te funciona, lo que no y en qué medida.

Prioriza el entrenamiento de fuerza

Un error habitual en muchas de las personas que se apuntan al gimnasio para perder peso es el de pasar horas y horas en la cinta de correr o en la elíptica y no realizar ningún tipo de entrenamiento de fuerza. Esto ocurre porque mucha gente relaciona el hecho de «romper a sudar» con «quemar grasa», cuando realmente tienen poco que ver: el sudor solamente nos ayuda a regular la temperatura de nuestro cuerpo, no es «nuestro cuerpo llorando grasa», por muy poético que quede.

El entrenamiento de cardio nos trae muchos beneficios como la mejora de nuestra capacidad aeróbica, pero el entrenamiento de fuerza puede marcar la diferencia a la hora de perder peso y mejorar nuestra composición corporal. Cuando hacemos ejercicio aeróbico de larga duración (esas horas en la cinta de las que hablábamos antes) nuestro cuerpo quema calorías solo mientras estamos realizando el entrenamiento. Con el entrenamiento de fuerza (y una dieta adecuada, claro, más adelante hablaremos de esto) conseguiremos una ganancia de masa muscular, que nos ayuda a quemar más calorías aun cuando estamos en reposo. Par aseguir leyendo el artículo pincha sobre la fuente.

Fuente de la noticia: https://www.vitonica.com/entrenamiento/mi-primer-dia-gimnasio-donde-empiezo-que-quiero-adelgazar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *