Las diferencias entre running y marcha deportiva: así se practica cada uno de ellos

Movernos más y alejarnos de la vida sedentaria es uno de los primeros pasos para cuidar de nuestra salud y, ya que nos ponemos, para intentar asegurarnos de vivir más años y de la manera más sana y activa posible. Correr es una de las opciones que cada vez más personas eligen para intentar mantenerse en forma y estar más activos.
Sin embargo, no es para todos y algunas personas puede optar por opciones que parecen menos exigentes. Entre ellas encontramos la marcha deportiva. La pregunta es: ¿cuáles son las diferencias entre mecha deportiva y running?

Marcha deportiva vs running

Pasos o zancadas
Una de las principales y más importantes diferencias entre la marcha deportiva y el running es la posición de los pies. En marcha se llama paso, mientras que en running se conocen como zancadas. En la primera el pie se mantiene en contacto con el suelo todo el tiempo y se va pasando del talón al resto del pie y vuelta al talón. Mientras que en el running se podría decir que nos desplazamos a saltos y el pie se propulsa para mantenerse en el aire antes de la siguiente zancada.

Menos esfuerzo para las articulaciones
Precisamente por el hecho de que en marcha deportiva el pie pasa todo el tiempo en el suelo, el impacto y la fuerza que tienen que soportar las articulaciones es menor. De esta manera, cadera, rodillas y pies sufren menos. Esto hace que se trate de una actividad algo más sencilla y recomendada para personas sedentarias, en baja forma o que lleven mucho tiempo sin hacer deporte.

La importancia del terreno
A la hora de correr podemos elegir diferentes terrenos, lo ideal en marcha deportiva es que busquemos terrenos lisos, con pocos desniveles y sin obstáculos. Si lo deseamos podemos intentar meter algo de desnivel, pero no es lo habitual, porque lo que buscamos es llevar una velocidad relativamente alta mientras caminamos y que los pies puedan mantenerse en contacto con el suelo todo el tiempo. En running tenemos algo más de margen de maniobra a la hora de evitar obstáculos y podemos permitirnos diferentes terrenos.

La velocidad a la que se practican
Por supuesto, una diferencia importante que notaremos y que define la forma de practicar cada deporte es la velocidad. En marcha deportiva, por lo general, se camina a unos 5-6km/hora por un tiempo relativamente extenso. Cuando corremos, en el caso de los principiantes, el ritmo debería rondar los 9-10km/hora y, para empezar, podríamos dedicarle menos tiempo.

FUENTE DE LA NOTICIA: www.vitonica.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *