La natación y el asma

Grandes nadadores del presente y el pasado han sufrido y todavía sufren de asma, pero eso no les ha detenido en su camino hacia el éxito.

El asma (es decir, la inflamación crónica de las vías respiratorias) se considera como la epidemia del tercer milenio.

Aproximadamente un 6% de los niños entre los 6-8 años la sufren, con los síntomas empeorando en caso de estrés emocional, resfriado, medicación, polvo, comida y ejercicio físico.

Por tanto, con la ayuda de las matemáticas, podría pensar:

(asma + ejercicio) = peligro!

Bueno, pues puedes estar equivocado.

El lugar donde practicas deporte juega un papel crucial: un entorno templado y húmedo como una piscina disminuye notablemente la patología en cuestión. Nadar realmente ayuda a reducir la constricción de los bronquios, que es uno de los síntomas principales del asma.

Si preguntas a tu médico o al pediatra de tu hija cuál es el mejor deporte para alguien que sufre asma, la mejor respuesta y la más frecuente será: la natación. Consulta aquí nuestro horario de piscina.

CÓMO CONTROLAR EL ASMA:

  • Hazte un chequeo médico para evaluar si puedes hacer ejercicio físico, incluyendo un test minucioso sobre las alergias y el asma.
  • Antes de nadar de manera agotadora, calienta adecuadamente y haz estiramientos de manera lenta y efectiva.
  • No entres en el agua justo después de comer/o tomar una medicina.
  • Evita nadar en agua fría (teniendo en cuenta que la temperatura normal del agua en las piscinas suele estar entre los 25º-28ºC).
  • Deja el ejercicio físico si sufres una infección respiratoria (gripe o resfriado) y consulta a tu medico cuando podrás reanudar tus ejercicios.

El único inconveniente que podrías encontrar, asumiendo que eres hipersensible al moho, podría ser en los vestuarios donde podría haberlo. Pero no te preocupes, porque todas las instalaciones deportivas, particularmente las piscinas, tienen revisiones continuas y minuciosas realizadas por las autoridades locales adecuadas.

No pienses en ningún momento que esta enfermedad te mantendrá lejos del deporte: un estilo de vida sedentario sería más dañino desde el punto de vista bronquial.

Y recuerda que casi 1 de cada 10 atletas que han participado en los Juegos Olímpicos sufren de asma.

UNA BREVE ANÉCDOTA

Observando los resultados de las carreras de los Juegos Olímpicos de Beijing de 2008, se señaló que el 19.3% de los nadadores con una exención para el uso de inhaladores ganaron un 32.9% de los eventos acuáticos.

¡Definitivamente un buen resultado para los enfermos de asma!

Un estudio llevado a cabo por la University of Western Australia llegó a la conclusión de que la natación es el deporte acuático con mayores enfermos de asma y que sufren asma más nadadores que cualquier otro deportista de resistencia.

Por lo tanto, el asma no es una excusa para no probar la natación y volver de nuevo a las matemáticas: (asma + natación) = victoria.

Fuente de la noticia: https://www.arenawaterinstinct.com/es_es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *