La importancia de la patada en estilo mariposa

Como ya hemos señalado en otras ocasiones, la mariposa es el estilo más difícil de ejecutar correctamente porque requiere mayor energía, fuerza flexible y coordinación.

Las dos primeras interactúan más entre ellas para realizar la brazada como es debido. Vamos a ver por qué.

Uno de los errores comunes en estilo mariposa, y que además dificulta el nadar por un tiempo prolongado sin detenerse, es dar la brazada con un batido de piernas menos.

Aunque cada brazada necesita dos patadas, muchos nadadores que están aprendiendo el estilo solo dan una, de manera que se cansan antes y son menos eficientes.

El primer batido de piernas, justo antes de que las manos entren en el agua, es más corto y menos potente.

En ese punto de menor velocidad en que las manos frenan el impulso del cuerpo la patada ofrece propulsión y eleva las caderas para permitir que los brazos inicien la fase de empuje.

La segunda patada, en cuanto termina la fase de empuje, es más larga y potente que la primera y ayuda a elevar de nuevo las caderas hundidas por el movimiento del brazo.

Este esfuerzo prolongado e intenso, en combinación con la parte final del empuje con los brazos, resulta en el momento de máxima aceleración.

¿Qué sucede si únicamente das una patada de piernas?

Cuando te falta fuerza para empujar hacia atrás con los brazos, las manos salen del agua a mitad de la brazada y no hay tiempo para el segundo batido de piernas.

Para evitar ese fallo debes concentrarte en la fase de empuje (además de practicar el batido), asegurándote de continuarla hasta que ambos brazos estén completamente extendidos antes de empezar la fase de recuperación.

Si el movimiento te fatiga demasiado, reduce el recorrido de las fases de la brazada, descansa un brazo cada vez y haz intervalos de recuperación más largos.

En caso de que quieras dedicar un rato de manera regular al aprendizaje de la mariposa, te ofrecemos una rutina técnica sencilla que te permitirá entrenar correctamente sin sobreesfuerzo y concentrarte al máximo en la amplitud del empuje con los brazos y la fuerza de la patada.

Una vez que hayas aprendido a coordinar piernas y brazos y desarrolles la fuerza necesaria para darte impulso con las manos, nadar en estilo mariposa no tendrá misterios para ti.

FUENTE DE LA NOTICIA: https://blog.arenaswim.com/es/entrenamiento-y-tecnica/la-importancia-de-la-patada-en-estilo-mariposa/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *