La Ghrelina y su importancia en la regulación del apetito

Seguro que en infinidad de ocasiones hemos sentidos muchas ganas de comer a pesar de haber comido ya. Este impulso que nos impide controlarnos tiene una explicación y nosotros en Vitónica queremos detenernos en ella y ver la manera de controlarlo al máximo siguiendo unos sencillos trucos. Se trata de una hormona llamada Ghrelina, que es la encargada de dar orden a nuestro cerebro de que ya estamos saciados y no necesitamos más alimento.

Existen personas que no segregan adecuadamente esta hormona y sus niveles de saciedad disminuyen, por lo que la ingesta de alimento por parte de estos individuos es elevada. Se trata de una hormona que se produce en el estómago en grandes cantidades y en otras menores en el páncreas, el hígado, la pituitaria y el hipotálamo. Lo que hace esta hormona es estimular y regular el apetito, ya que es la encargada de dar a nuestro cerebro el mensaje de que ya estamos saciados y no necesitamos más alimento.

Reguladora del apetito y de la acumulación de grasa en el organismo

l problema aparece cuando existe un exceso de esta hormona, ya que seguiremos teniendo sensación de hambre, pues cuando la Ghrelina disminuye es cuando nos sentiremos saciados y dejaremos de comer. En este caso el problema no solo está en la mayor ingesta de alimento, sino que esta hormona también regula la acumulación de lípidos en el organismo, que pueden causarnos enfermedades cardiacas, diabetes tipo II… Por ello es muy importante mantenerla a raya con sencillos consejos y hábitos de vida que nos servirán de gran ayuda.

Adquirir hábitos saludables al alimentarnos, la mejor solución

Con respecto a esta hormona no existe un tratamiento, sino simplemente adquirir hábitos saludables como ingerir cereales totalmente integrales siempre. Al contener altas cantidades de fibra nos ayudarán a disminuir la Ghrelina y así conseguir saciarnos antes. Junto a esto es más recomendable consumir alimentos naturales preparados por nosotros mismos que alimentos procesados. Lo mismo sucede con los azúcares refinados y las harinas refinadas, ya que éstos no disminuyen esta hormona y la sensación de hambre siempre estará presente.

Mantener el estómago vacía durante largos periodos de tiempo tampoco es buena idea si lo que queremos es mantener controlada la Ghrelina. Para evitar que esto suceda es recomendable realizar entre 5 o 6 comidas menos copiosas para que la sensación de hambre sea menor. Evitar la ingesta excesiva de grasas o alimentos grasos es esencial, al igual que utilizar activadores del proceso digestivo como las infusiones, el jengibre, la cayena o la canela. Junto a esto mantener una perfecta hidratación mediante la ingesta de líquidos es una buena alternativa para conseguir disminuir las cantidades de esta hormona. Para seguir leyendo pincha sobre la fuente.

 

Fuente de la noticia: https://www.vitonica.com/wellness/la-ghrelina-y-su-importancia-en-la-regulacion-del-apetito

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *