Frutas de primavera: recetas originales que seguro que aún no has probado

Es cierto que a estas alturas podemos disponer de casi todas las frutas durante todo el año, pero si intentamos comprar en el mercado las frutas de temporada conseguiremos una alimentación más natural y, por qué no decirlo, más económica. Estas frutas que podemos tomar como postre, como snack entre horas o dentro de nuestros platos principales nos ayudarán a comenzar a cuidar nuestro cuerpo de cara al verano.

Saciantes, ricas y vistosas: así son las frutas que nos acompañarán durante la primavera. Recopilamos para vosotros unas cuantas recetas de todo tipo de platos que incluyen estas delicias de la naturaleza. Sacad vuestra vena de cocinillas… ¡y a los fogones!

Fresas y fresones

Quizás las frutas de primavera por excelencia. Con un contenido muy alto en vitamina C (mayor incluso que el de la naranja), las fresas nos pueden ayudar a preparar platos frescos y ricos que harán las delicias de todos los miembros de la familia. Son un recurso muy utilizado en las ensaladas, como en la de pollo, queso de cabra y maíz, o con espinacas y nueces.

Si queréis darle un toque más original a un plato típico, siempre podéis optar por el gazpacho de fresas, en el que nuestra fruta reemplaza al tomate. Un risotto de fresas también es una idea genial con la que sorprender a los comensales.

Cerezas

Muy dulces, ricas y fáciles de comer: las cerezas suelen ser una de las frutas preferidas de los más golosos y de los niños de la casa. Comenzaremos con los platos principales en los que se pueden incorporar las cerezas, como el salmorejo de cerezas, las berenjenas al horno con salsa de yogur y cerezas o chipirones en salsa de cereza.

Los postres con esta fruta los podemos hacer por miles, pero no podemos olvidarnos de la tradicional tarta de cerezas (guardadla para la comida trampa, porque lleva mucho azúcar, pero si conocéis una versión light no dudéis en hacérnosla llegar) o unos ricos polos de cereza y yogur.

Ciruelas

De gusto dulce pero suave, y con un buen porcentaje de agua y de fibra, las ciruelas nos ayudan a regular el tránsito intestinal. Rojas o amarillas, elegid las que más os gusten y probad a incorporarlas a distintos platos: van de lujo para acompañar carnes grasas, como en el caso del cerdo con salsa de ciruelas.

Pero donde verdaderamente lucen las ciruelas es en los postres: si tenéis tiempo y sois un poco manitas podéis animaros y probar a hacer vuestra propia mermelada de ciruelas, ideal para los desayunos.

Los melocotones y nísperos también son frutas de primavera, y tímidamente va apareciendo en los mercados el melón y dentro de poco la sandía. Incorpora estas frutas a tu dieta con recetas diferentes y originales para conseguir una alimentación sana, variada y equilibrada.

FUENTE DE LA NOTICIA: https://www.vitonica.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *