¿Eres jugador de drive o de revés?

Determinar cuál de las dos posiciones existentes en el mundo del pádel quizá sea la primera gran decisión que debe tomar el jugador amateur.

El pádel es un deporte joven que, por lo general, se juega en pareja y, por lo tanto, serán dos posiciones las que se podrán adoptar para desarrollar el juego en pista. Drive y revés son las dos condiciones que componen una pareja y entre las que deberá elegir el jugador amateur.
Y es que aunque en el pádel amateur lo más importante es ser un jugador polivalente que pueda moverse en ambas zonas de la pista, es de vital importancia para el crecimiento del aficionado y el desarrollo de su nivel saber determinar dónde puede desplegar sus dotes.
Por ello, vamos a analizar qué características determinan a un jugador para poder elegir ser drive o revés.

Infórmate AQUÍ sobre nuestra ESCUELA de PÁDEL y deja que nuestro instructores de asesoren.

Jugador de drive

El jugador de drive, o de derechas, es por antonomasia el jugador fiable, regular y equilibrado que se caracteriza por poder desarrollar un juego basado en minimizar al máximo los errores no forzados y preparar el punto a su compañero.
Porque la derecha, aunque no lo parezca, es una posición de la pista compleja que hace que muchos jugadores se vean ‘encerrados’ por las limitaciones a la hora de entrar en contacto con la pelota y que harán que deba tener un juego técnicamente muy pulido.
Un drive deberá basar su juego en la regularidad, en saber mantener una línea segura de juego durante todo el partido haciendo de su fiabilidad el apoyo constante de su compañero del revés.
Una posición en la que cobrarán especialmente los golpes medios que buscan trabajar la dinámica del punto para permitir entrar a su compañero en la definición. Bandeja y volea, en ataque, y el globo, en defensa, serán los tiros más utilizados por este tipo de jugador.
En el circuito profesional World Padel Tour destacan jugadores como Matías Díaz y Sanyo Gutiérrez, ambos derechas, pero también zurdos como la layenda Juan Martín Díaz o Pablo Lima.

Jugador de revés

Quizá, la posición en pista con más peso. O la más determinante. El jugador de revés deberá asumir un rol de vital trascendencia en los momentos delicados del partido basando su juego en la dominación.
Y es que el jugador de revés suele ser el que más entre en contacto con la pelota. Un perfil que deberá ocupar tanto su zona como el denominado ‘centro’ –al entrar con la derecha- y que le obligará a un gran despliegue físico.
Porque el jugador de revés es aquel perfil polivalente que sabe defender con soltura, es capaz de realizar rápidas transiciones de defensa a ataque y puede definir con determinación para sumar puntos ganadores.
Un revés deberá utilizar el globo y la chiquita, en defensa, para dominar con la bandeja la dinámica del juego y poder definir con la volea y el remate, en ataque, una vez que su compañero ha trabajado el punto.
Además, el jugador de revés, deberá asumir el rol principal de la pareja. ¿Por qué? Pues porque gracias a la posición que ocupa será el encargado de decantar la balanza a un lado u otro teniendo que asumir el papel protagonista en las situaciones más delicadas.
En el World Padel Tour, Fernando Belasteguín ha sido el jugador más destacado en esta posición y en las últimas temporadas han cogido gran protagonismo jugadores como Paquito Navarro o Franco Stupaczuk.

FUENTE DE LA NOTICIA: www.as.com/opinion/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *