Entrenamiento de gimnasio para corredores

Los ejercicios que el corredor se tiene que llevar al gimnasio para progresar en su entrenamiento y correr más rápido y sin lesiones.

Correr, correr y correr. Si solo corres, nunca vas a «revolucionar» tus marcas. Para mejorar de verdad tu resistencia, debes trabajar la fuerza en el gimnasio. En este artículo te contamos cómo hacerlo.

Cuando entrenamos de la misma manera los resultados siempre serán los mismos y una vez nuestro organismo haya alcanzado su techo fisiológico, será muy complicado aumentarlo si no variamos el estímulo. La variedad en los entrenamientos es uno de los principios indispensables para la mejora de nuestro rendimiento. Sabemos que lo tuyo es correr… pero si solo corres, llegará un momento en el que tu evolución se detendrá. Uno de los entrenamientos más útiles para los corredores es el entrenamiento de fuerza, con tan solo agregarlo a tu programa de ejercicios lograrás ver cambios favorables y mejorarás tu capacidad para correr en cualquier competición. Deja que nuestros monitores fitness te aconsejen. Pincha para saber más sobre nuestros abonos.

Los ejercicios que te proponemos en este artículo están enfocados específicamente al trabajo de fuerza y fuerza resistencia, nunca a un trabajo de hipertrofia muscular, pues a mayor masa muscular del atleta, mayor será también el consumo máximo de oxígeno que deba soportar el organismo para conseguir el mismo rendimiento. Por eso, el trabajo de fuerza bien orientado en un corredor no pretende que ganes músculo sino mejorar tu resistencia muscular durante la carrera y para prevenir lesiones.

¿CÓMO DEBE SER LA PLANIFICACIÓN DEL TRABAJO DE FUERZA DE UN CORREDOR?

SISTEMAS DE ENTRENAMIENTO

En cada fase de la temporada debemos trabajar de un modo distinto. Si nos encontramos en el inicio de la temporada, utilizaremos cargas en torno al 45-55% de nuestro máximo, realizando ejercicios 3-4 series de entre 12 y 15 repeticiones, con 30 segundos de descanso, bajando lentamente en la fase excéntrica y subiendo un poco más rápido en la fase de contracción del músculo. Después de un mes de entrenamiento, realizaremos una variación en las cargas, ya que nuestro objetivo principal va a ser aumentar la fuerza sin ganar mucho peso muscular. Realizaremos 10-12 repeticiones por ejercicio, con cargas de entre el 60%-70%. En lo que concierne a la ejecución del movimiento, lo realizaremos bajando despacio y subiendo al 80% en la fase de contracción del músculo. Podemos realizar entre 2 y 3 sesiones de fuerza a la semana.

En las semanas previas a la competición que nos hayamos puesto como objetivo, iremos bajando las cargas paulatinamente, llegando incluso a trabajar sin cargas, para adaptarnos al máximo al entrenamiento de carrera. Para seguir leyendo éste interesante artículo pincha sobre la fuente.

Fuente de la noticia: http://www.sportlife.es/entrenar/correr/articulo/entrenamiento-gimnasio-corredores

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *