Empezar a hacer deporte con buen pie

6 Errores que no debes cometer con tus pequeños a la hora de elegir su calzado.

¿Sabías que los pies de los niños pequeños crecen una media de 8 mm (un número) cada 3 meses? Por eso es imposible que ningún calzado les dure toda la temporada. Si nos preocupamos de nuestro calzado deportivo, esta preocupación debe ser mucho mayor en el caso de nuestros hijos, cuyos pies se encuentran en pleno desarrollo.

El Colegio Oficial de Podólogos de Madrid (COPOMA) nos ha contado los errores que no debemos cometer a la hora de elegir calzado para niños de 1 a 8 años:

  1. “Así le sirven toda la temporada”: comprar los zapatos demasiado grandes puede causar inestabilidad, roces o ampollas.
  2. “¿Cómo le van a estar pequeños si se los acabo de comprar?”. Unos zapatos demasiado justos, además de incomodísimos, pueden afectar al desarrollo del pie.
  3. “Total, están como nuevos”. Aunque sus pies crecen muy rápido, heredar los zapatos puede distorsionar su pisada.
  4. “Para lo que le van a durar”. No compres calzado de mala calidad, se trata de una de las prendas más importantes para la salud de tu hijo. Si necesitas ahorrar, elige modelos de temporadas anteriores.
  5. “Mejor que sean muy resistentes”: El zapato tiene que proteger el pie, no comprimirlo. Debe permitir el movimiento completo de la articulación del tobillo y no limitar la movilidad del pie ni su desarrollo natural. Debe ser lo suficientemente ancho por delante para permitir a los dedos abrirse.
  6. “La tecnología no es importante en las zapatillas deportivas infantiles”: Justo al contrario. En el caso de los niños, incluso el calzado que usan en el día a día debe estar realizado en material transpirable, sin costuras que puedan rozar y tener suela antideslizante y flexible.

¿Cuándo acudir al podólogo?

Es recomendable realizar una visita preventiva para valorar el correcto desarrollo a los 4-5 años, cuando ya existe un patrón de marcha definido. Y es necesario acudir a un profesional en podología pediátrica si se detectan dolores constantes en talones, rodillas o piernas, caídas frecuentes, hundimiento o desviación en el pie, marcha con los pies hacia dentro o alteración en la colocación de los dedos.

FUENTE DE LA NOTICIA: https://www.sportlife.es/entrenar/ninos/articulo/empezar-a-hacer-deporte-con-buen-pie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *