El rolido en natación, qué es y cómo mejorarlo

La natación es uno de los deportes más completos y practicarlo a un nivel competitivo, requiere mucha disciplina y la aplicación de toda una serie de técnicas durante los entrenamientos, que permitan al deportista alcanzar el estado físico que este deporte demanda, así como un alto rendimiento.
El rolido es uno de los aspectos de la natación que se deben cuidar con particular atención. De su correcta ejecución, depende la mayor o menor velocidad de nado. Cuando de competiciones se trata, cada segundo cuenta, por lo que a continuación se presentan algunas recomendaciones para mejorar el rolido. Infórmate sobre nuestra ESCUELA de NATACIÓN pinchando AQUÍ y deja que nuestros monitores de asesoren.

Conociendo lo que es el rolido y cómo afecta el nado

El rolido no es otra cosa que la rotación del cuerpo a la altura de las caderas, por medio del eje longitudinal de este, el cual es un movimiento que se realiza de forma constante en los estilos de crol y espalda. Es común, que los nadadores ejecuten el giro de una forma más marcada, hacia el lado por el cual toman aire al respirar.
Este movimiento debe ser de 45 grados como mínimo y llevarse a cabo de manera combinada con los brazos, para lograr deslizarse rápidamente dentro del agua, al haber el menor contacto posible de la superficie del cuerpo con el agua, lo que reduce la resistencia, permite alargar la brazada y mantener una adecuada posición hidrodinámica. Puede traer las siguientes consecuencias:

  • Pérdida de la velocidad por causa de una alineación lateral incorrecta.
  • La incorrecta recuperación de los brazos, al verse dificultada la acción de lograr que lo hombros queden fuera del agua, hasta el momento en que la mano entre al agua nuevamente.
  • Se obstaculiza la respiración eficaz, ya que sería difícil tomar aire adecuadamente, lo que favorece la pronta fatiga.
  • La tracción también se reduce y se hace insuficiente, ya que debe ser profunda, para que haya mayor desplazamiento.
  • Se incrementa la resistencia del agua, debido a que se incrementa la superficie de contacto.

Por el contrario, una buena ejecución del rolido trae consigo toda una serie de ventajas, entre las que se pueden destacar:

  • Permite maximizar el uso de las fuerzas de propulsión de los brazos.
  • La acción del recobro de los brazos, mejora significativamente.
  • Favorece la mejora de la posición de la cabeza al momento de respirar.
  • Reduce al mínimo las resistencias del agua, que se generan al desplazarse de frente.

Realizar un buen rolido, tiene una importancia crucial, si lo que se busca es una mayor velocidad de desplazamiento, al potenciar las fuerzas de propulsión y reducir la resistencia. Si hablamos del estilo crol, una postura que le permita al nadador alcanzar estos dos objetivos, será la ideal.
Investigaciones y estudios recientes han echado por tierra la antigua creencia de algunos profesionales de este deporte, que daba por sentado que la mejor postura del cuerpo para nadar era aquella que le permitía mantenerse completamente plano.

Ejercicios para mejorar el rolido

Sabiendo ya lo que es el rolido y cómo influye en la velocidad de desplazamiento al nadar, se hace necesario aprender a mejorar este movimiento, especialmente, si se desea alcanzar un desempeño lo suficientemente sobresaliente, como para estar al nivel de las más grandes y prestigiosas competiciones.
En seguida, te presentamos cuatro ejercicios que te permitirán mejorar tu rolido:

1.Brazo estirado con el contrario en punto muerto a un solo brazo

Inicia con el clásico ejercicio de punto muerto y haciendo uso de la pala. El brazo opuesto, permanecerá estirado y lo más cerca de la superficie que sea posible.
Durante la ejecución, la idea es que exageres, tanto como puedas, el giro de las caderas, mientras se percibe el desplazamiento por el impulso adicional que proporciona la pala, mientras se ejecuta la brazada. Debes sentir cómo tu cuerpo se desliza con una resistencia al agua mucho menor.

2.Brazo retraído con el contrario en punto muerto a un solo brazo

Este ejercicio presenta una mayor dificultad, al recoger el brazo y mantenerlo plegado al cuerpo. A causa de la dificultad para mantener el equilibrio que se presenta, se hace necesario que extremes el rolido, para que logres respirar y evites hundirte.
Durante la ejecución de este ejercicio, es imprescindible que te enfoques en las sensaciones que experimentas, ya que estas son la mejor manera de mesurar si estás realizando bien o no, el rolido.

3.Punto muerto posterior

En este caso, realizarás el ejercicio de punto muerto, solo que, en vez de llevarlo a cabo al momento de culminar el recobro, como te señalamos en el ejercicio anterior, deberás hacerlo al culminar la brazada y antes de empezar el recobro con el otro brazo plegado al cuerpo.
De esta forma, estarás obligado a exagerar el rolido para que puedas conservar el balance y logres respirar. Es fundamental que pongas tu atención en lo que se está trabajando, y hagas todo por llevarlo al límite, para que fijes muy bien la acción.

4.Las palas y el crol

Después de haber practicado lo suficiente los ejercicios anteriores, llega el momento de aplicar lo ensayado mediante el nado fluido del estilo crol y con el uso de palas.
Al hacerlo, es preciso que pongas particular atención en que el rolido se lleve a cabo de una forma marcada, tal y como lo realizaste en los ejercicios previos. Una recomendación que te podría resultar muy útil, es pedir a un amigo que te grabe antes de la práctica y luego de ella, para que puedas medir tus mejoras.

FUENTE DE LA NOTICIA: www.decoasports.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *