El papel de los padres ante un hijo con su deporte

¿Cuál es el papel de los padres? Fundamentalmente el de apoyar y ayudar a sus hijos. Especialmente en los malos momentos por los que pasarán. Apoyar significa que sepan que estamos cerca por si lo necesitan, que les escucharemos cuando quieran hablar, sin obligarles si no quieren hacerlo. Asi les permitiremos tomar decisiones y, sobre todo, manteniendo un equilibrio emocional en los buenos y en los malos momentos que a ellos les va a costar más conseguir.

Si aunque sea un deportista importante le tratamos como a cualquier otro hijo y le pedimos lo mismo, estamos valorando a la persona, al hijo, no al deportista ni en función de unos resultados como normalmente va a hacer la mayoría de la gente que le rodea. Le estamos trasmitiendo que el cariño y la valoración de sus padres no dependen de sus éxitos deportivos. Pincha AQUÍ e infórmate sobre nuestras ESCUELAS de TENIS, PÁDEL y NATACIÓN.
El deporte de competición provoca un estrés psicológico inevitable y que los deportistas tienen que aprender a manejar. Según mejoran de nivel, los entrenadores les van a exigir cada vez más, la evaluación continúa, la propia competición y ellos mismos con sus expectativas y objetivos, van a provocar una presión cada vez mayor por lo que otra tarea importante de los padres sería la de ayudarles a superarla y no añadir más.

¿Cuál es el mensaje que nos gustaría trasmitir a nuestro hijo?

Vamos a poner un ejemplo: antes o durante una competición, con la intención de apoyar, de animar, de quitarle presión o transmitir confianza a mi hijo le puedo decir : “tranquilo que estoy convencido de que lo vas a hacer bien”, o “ eres el mejor”, “seguro que hoy ganáis” o “vas a meter 20 puntos».
Puede parecer que le estamos ayudando, sin embargo, no sabemos lo que realmente piensa, qué confianza tiene en sus posibilidades, sus expectativas o sus dudas. Además, estamos hablando de deporte y pocas cosas son totalmente seguras, siempre puede haber sorpresas y hay que contar con los rivales, así que lo que percibe el joven quizás sea: “mi padre confía en mí, está seguro de que lo voy a hacer bien, pero yo no estoy tan seguro. Si no lo hago como él espera, algo estaré haciendo mal o no soy tan bueno como él piensa. Puedo fallar a mi padre”.

¿Realmente le estamos liberando de la presión o estamos añadiendo más?

Tengan el nivel deportivo que tengan nuestros hijos, debemos orientarles hacia la diversión, a la mejora del rendimiento, al esfuerzo y a un clima motivacional positivo. Todo esto es parte del papel de los padres y la mejor manera de ayudarles a conseguir su máximo nivel. Y lo mejor es que además de ayudarles podemos a la vez disfrutar y divertirnos con la participación deportiva de nuestros hijos.

FUENTE DE LA NOTICIA: www.comunidad.decathlon.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *