El decálogo del buen desayuno

Estamos hartos de verlo en Instagram, en la tele, en todos los anuncios. El desayuno es absolutamente fundamental. ¿Tanto como para ser la comida más importante del día? A esta pregunta y a otras tantas para desayunar completo, sano y bien nos han ayudado a responder los expertos de Quaker. Y es que un buen desayuno de unas 400 calorías de media nos ayuda a mejorar el rendimiento, la memoria, la productividad, el bienestar y a llegar a la hora de la comida sin haber asaltado la nevera 200 veces. ¿Cuántos puntos de este decálogo cumples? Márcate como objetivo aprobar con sobresaliente.

1 El desayuno debe suponer un cuarto de la energía diaria
Es decir, se debería ingerir entre el 20 y el 25% de la energía de los alimentos de todo el día. Es decir, un adulto con unas necesidades diarias medias de unas 2.000 kcal, debería consumir en el desayuno entre unas 400 y 500 kcal. Aunque, obviamente, dependerá de la constitución y metabolismo de cada persona, así como de la actividad diaria que realice.

2 Desayunar no es tomar un café con un bollo
Desayunar es algo más que eso, puesto que un café o una infusión con unas galletas o algo de bollería no nos está aportando ningún nutriente. Los expertos de Quaker nos dicen que “un desayuno completo puede contribuir a conseguir un equilibrio de las ingestas diarias, así como a la prevención de la obesidad en niños y a la mejora del rendimiento intelectual y físico.”

3 La clave está en la variedad
Es decir, en que en tu desayuno haya al menos la siguiente tríada de grupos de alimentos: lácteos (un vaso de leche, un yogur o queso fresco); cereales (como la aventa o el pan integral) y frutas. Además se pueden combinar con alimentos con proteínas, como los huevos, frutos secos o jamón.

4 Dedícale el tiempo que se merece
El desayuno en especial es una buena oportunidad para reunir a toda la familia en un ambiente relajado. Es una buena forma de empezar el día, si no la mejor.

5 ¿Dónde desayunas?
¿Desayunas en casa o en el trabajo? Tradicionalmente se ha recomendado hacerlo en casa porque se tiene un mayor acceso a diferentes alimentos y condimentos. Si no es posible, ten una opción B a media mañana que sea cómodo y sencillo. Un yogur con avena es un buen plan.

6 Sé previsor
Por ejemplo, preparando el desayuno por la noche para evitar salir de casa con el estómago vacío.

7 ¿Es realmente la comida más importante del día?
Aunque es lo que siempre se ha dicho, no hay evidencia sobre esta afirmación pero lo que sí apuntan los expertos es que un desayuno completo ayuda a controlar la ingesta de comida durante el día. El desayuno es un buen momento para ingerir fibra en muchos de los alimentos que se toman (cerales integrales, fruta…) y tal y como apuntan desde Quaker, “que el desayuno sea rico en alimentos con fibra como la avena, ayuda al sistema digestivo y a que el organismo funcione correctamente”.

Para seguir leyendo esa interesante notícia pincha en el enlace para ir a la FUENTE: www.womenshealthmag.com

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *