Ejercicio físico: por dónde tengo que empezar si no lo he practicado nunca

El otoño suele ser una fecha en la que muchas personas se plantean comenzar a practicar deporte. A la hora de lanzarnos a la piscina, muchas veces dudamos qué hacer, en qué tipo de actividad nos debemos enfocar. Nosotros en este post queremos ayudaros a introduciros en el mundo del ejercicio físico, y para ello queremos recomendaros la mejor manera de hacerlo posible.

Ante todo, es necesario que nos hagamos a la idea de que la casa no se puede empezar por el tejado. Partamos de la base de que nunca hemos practicado deporte, y por ello es necesario que aclimatemos nuestro cuerpo al ejercicio. Sobre todo, es necesario que adoptemos, no solo la costumbre, si no que los músculos, las articulaciones y los tendones se acostumbren a la movilidad que vamos a desarrollar a partir de ahora.

Beneficios que obtendremos al hacer ejercicio

Antes de nada, es necesario que hagamos un rápido repaso por los beneficios que vamos a conseguir a la hora de hacer ejercicio. Ya que hemos tomado esta decisión, es importante que nos concienciemos del camino que vamos a empezar de mejoras para nuestra salud y organismo:

  • El deporte nos ayudará a mejorar la circulación sanguínea, reforzando el corazón y mejorando el sistema respiratorio.
  • Nos ayudará a fortalecer el organismo de manera general a la hora de hacer frente a afecciones y dolencias.
  • Mejorará la salud cerebral y disminuirá el riesgo de padecer enfermedades crónicas.
Hacer deporte nos ayudará a estar mejor de salud, tanto a nivel físico como psicológico. Por ello es una de las mejores decisiones que podemos tomar.
  • Los niveles de energía serán mucho mejores y estables a lo largo de la      jornada, además de ayudarnos a conciliar mucho mejor el sueño.
  • A nivel psicológico, el deporte nos ayudará a mejorar el humor, además de hacernos sentir mucho mejor y más conscientes de nosotros mismos y nuestro cuerpo.
  • No olvidemos que nos hará estás más fuertes, tonificados y mejorar el peso y la masa muscular y grasa del organismo.

Por estas razones, y por muchas más, es necesario que nos pongamos manos a la obra cuanto antes con rutinas que nos ayudarán a trabajar la movilidad y sobre todo, la adaptación corporal a esta nueva actividad o estilo de vida. Para ello, lo que vamos a recomendar son rutinas de acondicionamiento general.

El ejercicio aeróbico es fundamental cuando comencemos a hacer deporte

Como decíamos antes, no podemos empezar por lo más avanzado. Hay que asentar las bases. Para ello es necesario a priori, que adquiramos conciencia de las partes del cuerpo que estamos trabajando en cada momento. Realizar ejercicios que involucren varias partes del cuerpo y que nos obliguen a ejecutar ejercicios aeróbicos, serán esenciales para empezar a trabajar.

El entrenamiento funcional en el que vamos a trabajar con nuestro propio cuerpo es una buena alternativa para empezar. Pero nosotros no nos queremos detener en una sola disciplina, si no que lo que vamos a hacer a continuación es dar algunas pautas para lanzarnos a trabajar nuestro cuerpo de la mejor manera posible.

La idea es que adquiramos algo de base aeróbica para empezar a trabajar poco a poco a mayor intensidad. Para ello es necesario que trabajemos la resistencia. En principio, dentro del campo aeróbico, lo que recomendamos es la realización de rutinas de baja o media intensidad para poco a poco ir evolucionando.

Comenzar con una base aeróbica es fundamental, mediante actividades sencillas, como caminar, que nos ayudarán a acelerar el metabolismo y comenzar a movernos.

En este punto es importante que para comenzar nos decantemos por actividades cardiacas moderadas como la caminata a paso ligero, bailar, hacer jogging, algo de ciclismo o incluso natación. Lo ideal es realizar unos quince minutos al principio, e incluso menos tiempo. Poco a poco iremos ganando resistencia y soltura.

Esta actividad nos puede servir a modo de calentamiento, y nunca debemos llegar al máximo o llevar nuestro cuerpo al límite. Es importante que nos sintamos cómodos en el desempeño de esta actividad. Sobre todo, lo que buscaremos será aumentar la velocidad metabólica, aprender a controlar la respiración y escuchar a nuestro cuerpo. Estos pilares serán importantes para poco a poco poder ir aumentando, tanto la intensidad como el tiempo y así poder realizar actividades aeróbicas más exigentes.

El entrenamiento muscular es esencial también cuando vamos a comenzar a practicar ejercicio

No olvidemos que el entrenamiento muscular es esencial a la hora de lanzarnos a hacer deporte. Con el entrenamiento muscular conseguiremos más fortaleza y resistencia, a la vez que vamos a ganar destreza poco a poco y un mejor conocimiento del cuerpo y de su funcionamiento.

Para comenzar, lo que nosotros queremos recomendar, son ejercicios con el propio cuerpo que nos obliguen a movernos y a empezar a activar poco a poco cada grupo muscular. No nos vamos a detener en grupos concretos al principio, si no que vamos a ejercitar el cuerpo como un todo.

Comenzar con ejercicios sencillos que involucren todos los grupos musculares y que solo utilicen nuestro cuerpo, son fundamentales para conseguir mejores resultados.

Por ello es importante que a la hora de fijarnos rutinas, incluyamos todas las partes del cuerpo. Para conseguirlo, lo que recomendamos es fijar un circuito de ejercicios que vamos a repetir todos los días hasta ir adquiriendo fuerza y destreza en cada uno de los movimientos. Es fundamental que adquiramos la costumbre de realizar los movimientos correctamente en cada ejercicio, para así trabajar los músculos adecuados en cada caso. Para seguir leyendo este artículo, pincha en la fuente.

FUENTE DE LA NOTICIA: https://www.vitonica.com/entrenamiento/ejercicio-fisico-donde-tengo-que-empezar-no-he-practicado-nunca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *