¿Deporte en la piscina? ¡Sí!

La piscina se ha convertido en toda un área de innovación, un espacio en el que los especialistas en fitness se han volcado creando nuevas modalidades de ejercicio. Los beneficios que tiene el deporte en la piscina han hecho que cada vez haya más y diversas opciones para que demos actividad a nuestro cuerpo. Unas dinámicas que están pensadas para todo tipo de públicos pero que son especialmente recomendables para personas mayores, lesionadas o embarazadas dado que disminuye el impacto sobre las articulaciones. Pero no nos equivoquemos, los ejercicios en la piscina son más duros de lo que parecen. Hoy te contamos todo lo que tienes que saber sobre hacer deporte en el agua:

Beneficios de ejercitarse en la piscina

El hecho de que el agua reduzca el impacto sobre las articulaciones es sólo una de las muchas ventajas que tiene ejercitarse en la piscina. Además, nos ayuda a relajarnos con esas sensaciones que solo provoca moverse en el líquido elemento, algo que nos ayuda a desconectar. También nos proporciona mayor felicidad y diversión, ya que son cosas que asociamos inmediatamente a nuestra estancia en una piscina.

Por otro lado, el ejercicio en el agua es mucho más efectivo que fuera de ella. ¿Que cómo es posible? Muy sencillo: cuando nos encontramos haciendo deporte dentro de la piscina el agua tiene doce veces más resistencia que el aire. Esto hace que el ejercicio sea más duro, pero con la ventaja de encontrarnos en un entorno muy seguro para nuestro cuerpo. Así que estamos haciendo más en menos tiempo, al mismo tiempo que evitamos los riesgos de lesiones.

Si además tienes la posibilidad de hacer el ejercicio en una piscina exterior, también obtendrás el beneficio de recibir vitamina D a través de los rayos del sol. Al mismo tiempo que coges un poco de color en la piel, ¿No es lo que siempre vamos buscando?

 

¿Qué ejercicios puedo hacer en la piscina?

En los últimos años han emergido nuevas modalidades con las que hacer ejercicio dentro del agua. A cada cual más diferente y estimulante, así que tienes un amplio catálogo de opciones para practicar. El aquagym es, sin duda, una de las más populares porque ya lleva mucho tiempo escuchándose. Este tipo de fitness acuático trabaja la fuerza, flexibilidad y resistencia y en él se mantiene constantemente el contacto con el suelo. Además, se utiliza la música para darle un toque divertido y moverse al compás de ella. Se suelen utilizar algunos accesorios como el típico churro de polietileno, pelotas, aros…

Pero han entrado en el mercado cosas más impactantes como es el spinning acuático. Aquí se trabaja de forma muy similar a la modalidad fuera del agua, ejercitándose la potencia aeróbica y anaeróbica. Además, gracias a la ingravidez que ofrece el medio acuático se alivia la presión interdiscal de la espalda.

Seguramente si piensas en correr dentro de la piscina te parecerá un poco extraño, pero resulta muy beneficioso. Además, es una actividad que puedes desarrollar en solitario, sin necesidad de acudir a ningún tipo de clases. Tiene como beneficios para tu cuerpo que minimiza el impacto de la carrera, mejora el equilibrio y aumenta la potencia.

¿Y qué tal practicar un poco de yoga dentro del agua? Esta variante, conocida también como woga, se basa en la dificultad de mantener ciertas asanas o posturas en el interior de una piscina debido a la casi ausencia de gravedad. Además, ayuda a fortalecer y controlar la musculatura implicada en la respiración dentro y fuera del agua.

Si ya te has convencido de los beneficios que tiene ejercitarse dentro del agua, ¿a qué esperas?

FUENTE DE LA NOTICIA: https://www.intex.es/blog/deporte-la-piscina/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *