Correr después del embarazo

Si hace pocos meses que has dado a luz o, por el contrario, ya ha pasado bastante tiempo y no sabes cómo re-engancharte, este post te va ayudar y mucho.
La vuelta a la realidad tras el post-parto puede ser realmente dura. La vida ha cambiado por completo, al igual que las prioridades. Antes, encajar los entrenamientos diarios era cuestión de intención. Ahora, es cuestión de saber organizarse.
Se necesita que los días pasen de 24 a 32 horas para poder hacer todo lo que queremos o debemos desempeñar. Pero si somos capaces de poder sacar tan sólo una hora diaria de nuestro tiempo, todo serán ventajas.
La vuelta al deporte debe ser pausada, aún no es momento de competir, sino de disfrutar. Comenzar saliendo a trotar un par de días a la semana unos 30 minutos como mucho. Es muy importante que escuches a tu cuerpo.
La postura corporal, músculos e incluso huesos han cambiado y las mujeres deben habituarlos poco a poco a la práctica. Volver a crear el hábito de correr, pero sabiendo compaginar la maternidad. Y, por eso, os dejamos unos consejos para que la vuelta al running sea lo más llevadera, encajable y anti-lesiva posible.

Recuerda que en nuestro CENTRO DEPORTIVO puedes beneficiarte de las ventajas de tu abono MALBUGER PLUS y disfrutar del acompañamiento de nuestros monitores. Pincha AQUÍ para más información.

Tips para volver a correr tras el embarazo:

  • Primero que todo habla con tu ginecólogo/a. Tener el alta médica para volver a incorporsrse al deporte es importantísimo. No hay un tiempo exacto, cada mujer ha tenido un tipo de embarazo y un tipo de parto. La temporalidad de la recuperación dependerá de las circunstancias particulares, no hay que tener prisa.
  • Trabaja tu suelo pélvico. Todos esos ejercicios que se enseñan en las clases preparto sirven y mucho. Da igual que hayas sido mamá, todas las mujeres que corren deben cuidar su suelo pélvico y entrenarlo. Pero si has dado a luz hace poco, préstale un especial cuidado.
  • Hay que empezar poco a poco, pasar de lo ocasional, a lo regular y diario. Primero un par de días a la semana de 20 a 30 minutos (siempre que se pueda, si debe ser menos, pues menos). Escucha a tu cuerpo y deja atrás las presiones, poco a poco todo volverá a su cauce.
  • Procura utilizar mallas con refuerzo de sujeción en la zona abdominal. Los abdominales han sufrido un importante estiramiento durante el embarazo y también deben recuperarse poco a poco. Toda protección y ayuda es de agradecer.
  • Tus zapatillas para correr pre-embarazo no tienen por qué ser las ideales ahora mismo. Es muy probable que el peso y puntos de pisada hayan cambiado.

Recuerda que las articulaciones están más débiles y flexibles, se necesita un extra de amortiguación para evitar lesiones y sobrecargas musculares.

  • Pega un vistazo a tus sujetadores deportivos, sobre todo si estás con lactancia materna. El pecho ha aumentado y la buena sujeción es muy importante ahora mismo. Evitarás dolores de espalda, cervicales y caída muscular.
  • Cuadra tus entrenamientos semanales. Si trabajas sobre un planning de días concretos te será más fácil organizarte, tanto si vas a dejar a tu peque con su papá o por el contrario, decides pedir una ayuda externa.
  • Con el carrito de tu bebé también puedes entrenar. Solamente debes contar con buena suspensión y evitar terrenos con gravilla o mixtos. Busca el asfalto.

FUENTE DE LA NOTICIA: www.comunidad.decathlon.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *