Consigue una espalda sana… ¡Haciendo sentadillas!

Hacer sentadillas aporta muchos beneficios en el desarrollo de la fuerza y el rendimiento, pero también se consiguen grandes mejoras a nivel postural. Aunque no lo creas, conocerlas te va a ayudar a prevenir lesiones y evitar alteraciones.

Seguro que conoces a más de uno que se ha lesionado realizando sentadillas. Debemos tener claro que el squat es tan solo un medio de trabajo, de su correcta utilización dependerá que los resultados obtenidos sean muy positivos. El verdadero objetivo es prepararse para poder hacer squats correctamente.

60 SENTADILLAS AL DÍA

Cada día realizamos unas 60 sentadillas. Sí, cada vez que nos levantamos de la silla realizamos el gesto de extensión de rodilla y cadera. Esto nos debería hacer reflexionar sobre la importancia de dominar este sencillo gesto para que nuestra espalda no reciba cargas que pueden generar desequilibrios. Un squat bien realizado es un ejercicio funcional, genera transferencias muy positivas hacia gestos cotidianos como en este caso sentarnos y levantarnos. Pero si cada día realizamos este gesto de forma incorrecta con la columna en flexión, la región lumbar se dispone desestabilizada y el disco es empujado hacia atrás. Un squat bien realizado, supondrá también una mejor mecánica en este gesto cotidiano y evitaremos en gran medida problemas de espalda

El verdadero beneficio no está en hacer sentadillas con una barra y mucho peso, esto tan solo es la versión más exigente que busca rendimiento. El objetivo fundamental es conseguir las adaptaciones mecánicas que requiere hacer un squat con una ejecución técnica correcta, y esto sí que nos resultará muy interesante. Conseguir un squat técnicamente correcto es un buen test de valoración para poder afirmar que se disponemos de los mecanismos correctos para garantizar el adecuado funcionamiento y sobre todo puesta en acción de las diferentes estructuras particulares y su relación entre ellas durante un movimiento multiarticular.

LA SENTADILLA TE TRANSFORMA

Los hábitos te transforman, las largas jornadas sentado en una silla generan alteraciones en la columna, hacer sentadillas consigue generar un patrón postural correcto además de una musculatura fuerte y estable.

Hábitos de la vida cotidiana unidos a la fuerza continua de la gravedad terminan por desarrollar posturas incorrectas. A medio y largo plazo, las consecuencias son sobrecargas musculares, desequilibrios y dolor.

Los ejercicios para mejorar tu sentadilla, ganar movilidad y reforzar músculos débiles.

RETRACCIÓN ESCAPULAR

– Empaqueta el cuello

– Movilidad torácica

– Refuerzo en músculos dorsales

DISOCIACIÓN LUMBOPÉLVICA

– Control de la cadera

– Movilidad de cadera

– Fuerza en erectores

El resultado es una postura más erguida venciendo a la fuerza de la gravedad, movimientos más fluidos y correctos sin necesidad de compensar involucrando a estructuras inestables. La calidad de vida deportiva, social y laboral se verá beneficiada.

Además de una buena movilidad, la ejecución de un squat requiere dos mecanismos estabilizadores imprescindibles: disociación lumbopélvica y retracción escapular. Para seguir leyendo éste interesante artículo pincha sobre la fuente.

Fuente de la noticia: http://www.sportlife.es/entrenar/fitness/articulo/mejora-salud-espalda-haciendo-sentadillas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *