Como Aliviar La Fascitis Plantar

Para evitar la fascitis plantar es muy importante evitar el sobrepeso, ya que nuestros pies son los que tienen que soportarlo y sufren las consecuencias. Protégelos de impactos bruscos.

La planta del pie cuenta con una capa gruesa que protege desde el talón hasta el inicio de los dedos, esta es denominada fascia plantar y tiene como función principal amortiguar el impacto que se produce al caminar, trotar, correr o realizar cualquier otra actividad que requiera apoyar los pies fuertemente y de manera consecutiva sobre una superficie. Al exceder el uso o esfuerzo de los pies, puede generarse una inflamación o estiramiento de la fascia, síndrome que se denomina fascitis plantar.

Los síntomas de la fascitis plantar

Los síntomas que evidencian la presencia de esta enfermedad son:

* Dolor en la planta del pie o el talón, que en algunas ocasiones puede subir a un nivel muy fuerte. Este puede presentarse durante todo el día y puede aliviarse un poco o disminuir con el reposo.

* En algunas ocasiones el dolor de las fascitis puede extenderse hasta los dedos de los pies.

* Se puede percibir hinchazón, enrojecimiento en la zona del talón y sensibilidad al ejercer presión sobre el área afectada.

La fascitis plantar puede generar dificultad en la realización de diversas actividades basadas principalmente en el uso de los pies, impidiendo la culminación de labores indispensables durante el día.

Consejos para aliviar la fascitis plantar

Entre los remedios más reconocidos para tratar esta afección, encontramos la aplicación de hielo sobre la zona directamente afectada. Este se debe dejar durante 15 minutos y el resultado se evidenciará en la disminución de la inflamación y del dolor; si el caso de fascitis plantar está muy avanzado, se recomienda practicar este tratamiento durante 5 o 6 veces al día.

Esta enfermedad o afección se destaca por presentar mayor dolor en las primeras horas del día, por ello es recomendable realizar masajes en la planta de los pies apoyándose del dedo pulgar, así se propicia una relajación de esta parte del cuerpo, evitando un dolor severo de la misma. También puede usar un cilindro para realizar los masajes en la planta del pie, generando una sensación de descanso, liberándolo de cualquier síntoma doloroso.

Por otro lado, para garantizar una recuperación duradera o evitar la presencia de la fascitis plantar, se recomienda el uso de calzado adecuado regido por un zapato que cubra todo el pie, que lo sujete totalmente y que tenga una suela especializada, con el grosor y material indicado para proteger el talón y la planta del pie de cualquier impacto brusco contra cualquier superficie. Si es necesario, se recomienda el uso de plantillas ortopédicas para disminuir la tensión del pie.

Recomendaciones para evitar la enfermedad

Sin embargo, existen recomendaciones indispensables para evitar padecer esta enfermedad o reducir el riesgo de llegar a un nivel superior en sus síntomas:

Evitar el sobrepeso, ya que éste somete el pie a mayor presión.

Evitar -en lo posible- permanecer mucho tiempo de pie o caminar descalzo o con un calzado que tenga una suela muy delgada y que no brinde la protección adecuada de la planta del pie.

Al realizar actividad física debe alternar ejercicios que requieran esfuerzo en los pies con actividades que permitan la relajación de los mismos.

Cuando se realicen actividades como correr, saltar o trotar, se recomienda modificar el cemento o superficies extremadamente rígidas por zonas de mayor confort como el prado, ya que permite una mejor amortiguación del impacto en la planta de los pies.

¡No lo olvides!

Son diversas las causas de este síndrome, pero también existen diversas formas de tratarlo y de evitarlo. Los pies son indispensable al momento de realizar cualquier actividad durante el día, desde el ámbito laboral hasta familiar, por ello es uno de los principales factores que inciden en el bienestar, ya que a través de las piernas se realizan diferentes actividades que garantizan un peso controlado, evitando con ello enfermedades causadas por el sobrepeso y/o la falta de actividad física que regule los diversos sistemas del cuerpo, especialmente el sistema circulatorio.

Por último, se recomienda dar un buen tratamiento a las extremidades, garantizando con esto el buen funcionamiento y correcta respuesta de cada impulso enviado por el cerebro, evitando un desgaste excesivo de estas y permitiendo con ello la realización de las actividades requeridas encada momento de la vida. Es nuestro deber preservar el bienestar de cada uno de los sistemas y órganos de nuestro cuerpo, para poder evidenciar una vida saludable, reflejando en cada acción los correctos hábitos adoptados día a día.

FUENTES DE LA NOTICIA: http://mejorconsalud.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *