Comer limpio o clean eating: todo lo que debes saber sobre este tipo de alimentación

En esta época del año muchas son las personas que buscan un cambio en su forma de comer con el objetivo último de beneficiar la salud y entre las estrategias usadas para lograrlo el clean eating o comer limpio ocupa uno de los primeros puestos. Te contamos todo lo que debes saber sobre este tipo de alimentación que marca tendencia.

En qué consiste comer limpio o el clean eating

Aunque podríamos pensar que hace referencia a la higiene de los alimentos, el clean eating se relaciona más con la limpieza en nuestra mesa, ya que pretende acercarse a una forma de alimentación lo más natural posible.

Es decir, se basa en la ingesta de comida real, de alimentos en su forma más simple, tal como la naturaleza los ofrece o con el menor grado de manipulación posible.

Dicho de otra forma, es un tipo de alimentación que pretende alejarnos de lo nocivo que la industria a incorporado en nuestra dieta, eliminando procesados y ultraprocesados, refinados, alimentos originados mediante un agricultura no ecológica ni orgánica, entre otros.

Aunque parece simple, comer limpio no lo es en absoluto si pensamos lo instalado que está en nuestros hábitos la ingesta de alimentos con un mínimo grado de procesamiento. Por ejemplo, pensemos en las pastas, en las conservas, congelados y mucho más que abunda en la alimentación actual y que resulta producto de la industria alimentaria, alejado de los alimentos en su forma natural.

Cinco consejos que nos ayudan a comer limpio

Para comer limpio, son varios los cambios que podríamos implementar en nuestra dieta. Y aunque podemos no lograr una alimentación totalmente natural, nos acercaremos a la esencia del clean eating en beneficio de nuestra salud.

Algunos consejos que nos ayudarán son:

Evitar los productos

Si buscamos comer limpio lograremos un gran avance eliminando de la dieta todo tipo de productos, es decir, todo alimento o preparación con etiqueta, que haya pasado por la industria.

Los procesados y ultraprocesados poseen una calidad nutricional inferior a los alimentos frescos que podemos conseguir en un mercado, en nuestra propia huerta o en la de un amigo, por lo que dar este paso puede ser de gran ayuda para apuntarnos al clean eating y proteger la salud comiendo más sano.

Escoger cereales integrales

Los cereales refinados y sus derivados presentes en muchos de los alimentos más frecuentes en la dieta actual son producto de la industria alimenticia. Son en su forma más simple como puede ser la harina de trigo blanca, un alimento procesados.

Si queremos comer limpio un simple paso que podemos dar es escoger cereales integrales que a diferencia de los refinados se encuentran en su forma original, conservando los nutrientes buenos presentes en el salvado y el germen que suele perder el grano refinado.

Por supuesto, intentaremos evitar las harinas refinadas en la dieta y todo aquello que lo contenga y en su reemplazo, escoger los cereales integrales

Incrementar la ingesta de frutas y verduras

Las frutas y verduras frescas son alimentos en su forma natural, sin ningún tipo de procesamiento, por lo tanto, son básicos en una alimentación limpia.

Garantizar un mínimo de cinco raciones diarias de frutas y verduras será entonces clave para comer limpio y siempre intentaremos cuidar los métodos de cocción reservando al menos una ración de frutas y una de verduras en su forma fresca(sin cocinar) cada día.

Y si podemos consumir su piel, mucho mejor aun. Para seguir leyendo éste interesante artículo pincha sobre la fuente.

Fuente de la noticia: https://www.vitonica.com/dietas/comer-limpio-o-clean-eating-todo-lo-que-debes-saber-sobre-este-tipo-de-alimentacion

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *