5 buenas razones para seguir comiendo queso en tu alimentación deportista

Los quesos son lácteos muy interesantes en la alimentación del deportista por su contenido en calcio y proteínas, y en España tenemos una gran variedad de quesos para disfrutar de su sabor y propiedades nutricionales

¿Conoces todo lo que el Queso puede hacer por tu salud?

Sobre los lácteos se habla mucho, que si la leche es mala, que si los quesos son muy ricos en grasas saturadas… pero no debemos creer todo lo que nos cuentan porque los quesos han sido alimentos básicos en la dieta de nuestra tierra, una manera de aprovechar la leche de vacas, ovejas y cabras, evitando su deterioro y consiguiendo productos de larga duración y mucho más seguros desde el punto de vista de la higiene alimentario.
Hay muchos bulos y pseudoteorías no científicas que desaconsejan el consumo regular de lácteos, incluidos los quesos, el consenso científico ofrece todo un amplio abanico de evidencias para no dar la espalda a este producto top de nuestra gastronomía. Desde INLAC, han lanzado recientemente la campaña de divulgación “Quesea” para promocionar los quesos de origen nacional y toda su riqueza y valores. En este contexto, la Interprofesional destaca al menos cinco razones para incluir a este alimento, elaborado con leche de vaca, cabra, oveja o mezcla de los anteriores.
Hablar de quesos de España es hacerlo de algo más que un alimento. Y es que podemos descubrir un mundo de sabores, aromas y texturas, a través de sus variedades. Recorrer todos los puntos de nuestra geografía en un solo bocado y atrapar mil y un matices así como todos los desconocidos y sorprendentes beneficios que aporta.

Cinco razones para disfrutar de los quesos nacionales

1.- Perfectos para incluir en una dieta equilibrada, con sabor y con queso
Los quesos son ideales para incluir en todas las dietas y son perfectos en el marco de una alimentación variada y equilibrada. Su combinación o “maridaje” perfecto con frutas como la uva, frutos secos, frutas deshidratadas y, de forma moderada con vino, aporta también beneficios.

2.- Altos en proteínas de alto valor biológico y calcio
El queso contiene proteínas de alto valor biológico y la cantidad de proteínas que aporta es superior incluso a las de su materia prima, la leche. El calcio es uno de los minerales más importantes para el cuerpo humano y precisamente el queso es uno de los alimentos con mayor concentración. Este mineral ayuda a formar y mantener los dientes y los huesos sanos, pero también es esencial para el funcionamiento del sistema nervioso y muscular, recuerdan los expertos del Comité Científico de INLAC.
Además, el calcio ayuda a que la sangre circule a través de los vasos sanguíneos y a liberar hormonas y enzimas que influyen en casi todas las funciones del organismo. Una porción de 100 gramos de queso equivale al requerimiento diario de una persona adulta. El queso debe estar presente en la dieta de los niños y adultos también, junto a otros lácteos como la leche o el yogur por sus aportes nutricionales.

3.- Una buena fuente de vitaminas de primera magnitud
El queso es un alimento rico en vitaminas A y D, que ayudan al cuerpo a absorber el calcio y a mantener los huesos y los dientes sanos. El queso también es rico en vitaminas del grupo B, entre las que destaca la B12, la B9 (ácido fólico), la B1 (tiamina) o la B2 (riboflavina).

4.- Son alimentos variados e innovadores: existe un queso para cada consumidor
Las grasas que contiene el queso son de origen animal. Los expertos recomiendan un consumo moderado, si bien existe una amplia variedad en el mercado destinada a cada grupo de consumidores, sin olvidar los productos bajos en grasa y sal o sin lactosa, entre otros. Y es que ya no hay excusas para no disfrutar de uno de nuestros productos estrella de la Dieta Mediterránea, gracias a la innovación.

5.- Puedes tomar 60 gramos de queso fresco al día o 30 si es semicurado o curado
De acuerdo con el consenso de la mayoría de guías nutricionales de ámbito nacional o internacional, una dieta equilibrada debe incluir 2-3 raciones de lácteos al día en niños y adultos y 3-4 en colectivos con necesidades adicionales, como la adolescencia, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, ancianos o deportistas. Una ración de leche equivaldría a 200-250 mililitros (una taza o vaso), mientras que la ración de yogur serían 250 gramos (2 yogures). Respecto a los quesos, la porción de semicurado o curado recomendada ronda los 30 gramos y, la de queso fresco, sobre 60 gramos.

El consumo de quesos durante el año móvil de diciembre 2019 hasta noviembre 2020 en los hogares españoles superó las 404.700 toneladas y 3.082 millones de euros, aunque el peso de los productos importados de bajo valor añadido es muy alto en la cesta de la compra.

FUENTE DE LA NOTICIA: www.sportlife.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *