Braza: la clave está en la patada

La braza es uno de los estilos más difíciles de aprender. Desde el punto de vista técnico, no se parece demasiado a los demás. Ni siquiera comparten el origen de la propulsión. En el caso de la braza proviene sobre todo de las piernas (70% de las piernas y 30% de los brazos).

HISTORIA.

Se cree que la braza es el estilo más antiguo y el primero en utilizarse para fines competitivos. El capitán Matthew Webb fue el primer hombre en cruzar el canal de la Mancha, entre Dover y Calais. Nadó a braza ininterrumpidamente durante 21 horas y 45 minutos. Fue el 24 y el 25 de Agosto de 1875.

POSICIÓN DEL CUERPO.

Mantén el cuerpo horizontal, alineado con la superficie del agua. La cabeza debe romper la superficie como una quilla para permitirte respirar por delante.

PIERNAS.

El movimiento de las piernas consiste en un batido con ambas extremidades a la vez, que se ejecuta después de haber aproximado los talones a los glúteos doblando las rodillas. Los pies deben apuntar hacia fuera durante la patada para que puedas hacer el barrido en esa dirección y después juntarlos de nuevo. El momento de ejecutar la patada es al final del ciclo respiratorio.

BRAZOS.

El movimiento de las extremidades superiores arranca con el cuerpo en posición horizontal y los brazos extendidos por delante. Las manos están juntas y las palmas apuntan hacia fuera en un ángulo de 40º. Al inicio de la fase de empuje mantén los brazos extendidos y rema con las manos casi exclusivamente hacia fuera hasta alcanzar la altura del hombro. Después dobla los codos y rota simultáneamente los brazos hasta que las manos ya no sigan un desplazamiento circular, sino que giren hacia dentro hasta juntarse bajo el pecho. Mantén los codos flexionados durante la fase de recobro, que debe ser subacuática.

RESPIRACIÓN.

Respira por delante. Eleva el pecho mientras estás impulsándote con los brazos. Después termina presionando con el pecho hasta recuperar la posición horizontal. Así sacas todo el partido del impulso que proporciona la siguiente patada.

GIRO.

Cuando hagas el giro (y en la llegada) las manos deben tocar la pared al mismo tiempo. Recoge las rodillas bajo el pecho en preparación para impulsarte rápidamente en la pared. Durante la fase subacuática puedes dar una brazada completa hasta el costado mientras ejecutas una patada de braza y otra de mariposa.

El hecho de que la braza sea tan diferente de los otros estilos significa que un bracista es con frecuencia un tipo muy especial de nadador y a veces no especialmente dotado para las otras modalidades. Por eso, he aquí mi mensaje a los bracistas. No te preocupes si se te resisten las otras brazadas: es porque eres “especial”.

FUENTE DE LA NOTICIA: https://blog.arenaswim.com/es/entrenamiento-y-tecnica/braza-la-clave-esta-en-la-patada/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *