Los beneficios del Pilates que puedes empezar a sentir desde el primer día

El Pilates es, en muchos casos, una actividad física que tiene detrás todavía muchos prejuicios. Y es que, cuando pensamos en Pilates, es posible que pensemos que se trata de una actividad suave, dirigida especialmente a mujeres y con bajo impacto en nuestro físico más allá del postural.
Sin embargo, el Pilates va mucho más allá y se trata de una actividad física de la que todos podemos beneficiarnos y que nos ayuda a vivir mejor nuestro día a día. Te contamos cuáles son algunos de los beneficios de la práctica de Pilates que podremos empezar a notar desde el primer día. Pincha AQUÍ y consulta el HORARIO de tus clases de PILATES.

Incremento de la flexibilidad

Con la edad, a no ser que realicemos una práctica continuada de una actividad que la trabaje, vamos perdiendo flexibilidad. De hecho, si nos limitamos a reforzar nuestra musculatura sin trabajar bien en estirarla – y solemos hacerlo – perderemos todavía más flexibilidad.
Las investigaciones realizadas al respecto han encontrado que la práctica de Pilates de manera regular aumenta nuestro nivel de flexibilidad. Incluso cuando se realiza una práctica de baja intensidad, sin material y sin excesivas habilidades previas. Es decir, nos ayudará a todos independientemente de nuestro nivel.

Disminución de la masa corporal

No solo se trata de flexibilidad y postura corporal, sino que el Pilates puede influir realmente en nuestro índice de masa corporal y, por tanto, en nuestro peso. Así, algunas investigaciones han encontrado que la práctica de Pilates, a pesar de ser una actividad considerada de intensidad moderada, realizada unas cinco horas a la semana durante cuatro meses, reducía considerablemente el índice de masa corporal.

Aumento de la fuerza muscular

En contra de lo que pueda parecer en un primer momento, el Pilates puede ayudarnos realmente a fortalecer nuestra musculatura. Una investigación publicada en Journal of Bodywork and Movemente Therapies encontró que, en mujeres adultas, la práctica de Pilates hacía que incrementara la fuerza de los músculos en el abdomen y en la zona baja de la espalda.
Otra investigación más reciente ha encontrado que, en el caso de mujeres adultas, la fuerza muscular isoquinética de los extensores y flexores de las rodillas se veía aumentada.

Ayuda a reducir dolores de espalda

El dolor de espalda y lumbar es uno de los más habituales actualmente. Teniendo en cuenta que cada vez más personas trabajamos sentadas y somos sedentarias, el dolor de espalda es muy habitual. Las investigaciones realizadas al respecto señalan que el Pilates puede ayudarnos.
Así, un meta-análisis de 2008 señalaba que la práctica de Pilates ayudaba a reducir el dolor no específico de la zona lumbar, además de ayudar a mejorar la función general. Si tienes dolores de espalda y crees que el Pilates no es para ti, quizás es el momento de replanteártelo.

Mejora de nuestros niveles de atención y favorece la salud mental

Nuestro cerebro también se ve beneficiado por la práctica de Pilates. Al menos eso es lo que señalan algunas investigaciones al respecto. No solo parece ayudarnos a mejorar nuestros niveles de atención, sino que se correlaciona de manera positiva con la reducción del estrés y otras medidad de bienestar emocional y mental.
Pero, además de eso, las investigaciones encuentran que, tras seis meses de práctica continuada de Pilates, mejora la percepción que tenemos de nuestra imagen corporal, apariencia física y salud. Este hecho influirá en nuestra salud mental y bienestar.

FUENTE DE LA NOTICIA: www.vitonica.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *