Antivibradores de tenis: Descubre su VITAL importancia

Los antivibradores en el mundo del tenis son utilizados por muchos tenistas, pero sin embargo, su uso no se extiende a la totalidad de los mismos. Dado que estamos hablando de un deporte de sensaciones, el uso de los antivibradores de tenis tiene que ir ligado precisamente a eso, a ofrecernos una mejor sensación cuando estamos utilizando una raqueta y golpeando a la pelota con ella.
Es evidente que con cada golpeo de la misma, al rebotar contra las cuerdas, se llega a producir una leve vibración, además de un sonido característico. El antivibrador de tenis tiene como principal objetivo, acabar tanto con ese sonido, como con esa característica vibratoria. Para poder conocerlos un poco mejor, vamos a hablaros acerca de algunos de ellos, para que conozcáis de que materiales están hechos y también los diferentes tipos que existen. Una vez que tengáis todo claro, podéis valorar el probarlo o no.

¿Qué tipos de antivibradores existen?
Actualmente en el mercado existe una gran cantidad de antivibradores diferentes aunque de forma general, podemos dividirlos en dos grupos bastante bien diferenciados como son, los antivibradores de tenis pequeños, también conocidos como de botón o los largos.

Diremos que es un antivibrador pequeño a aquel que tiene forma circular de botón, que es la que le confiere su nombre tan particular. Se coloca entre las dos cuerdas verticales que se encuentran en el centro de la raqueta y podemos encontrarlos de tres formas diferentes, huecos por dentro, completos por dentro y del mismo material o también completos por dentro pero con su centro compuesto por material diferente con el que se pretende mejorar su efecto.

En los antivibradores largos también nos encontramos con varios tipos diferentes y en este sentido podemos destacar los alargados, que son aquellos que abarcan de 6 a 8 cuerdas de la raqueta y los de gusano que tienen la particularidad de que van entrelazados por entre las cuerdas. Además de estos, también existen diferentes variaciones de los mismos, como por ejemplo aquellos que nos permiten ajustar su tamaño.

¿De que están hechos y para que sirven?
Estos antivibradores se pueden encontrar de varios materiales diferentes, pero siempre se trata de algún compuesto de polímero elástico, por lo que pueden ser de goma, silicona, etc…
La función de los mismos, como hemos relatado al principio básicamente es para reducir la vibración del cordaje al golpeo de la bola. Las vibraciones que se producen en las cuerdas de la raqueta, se transmiten por el mango y llegan a nuestra mano en donde las podremos sentir de forma habitual.

En este sentido, como relatábamos al principio, hay tenistas a los que esto les importa más o menos. Estamos en un deporte en donde tenemos que tomar la raqueta como si fuera una extensión natural de nuestro cuerpo. En base a esto, lo que realmente importa es el como nos sentimos con ella en la mano al golpear la pelota y si nos molesta o no la vibración que puede llegar a producir.

De esta forma, la introducción del antivibrador en nuestra raqueta y el tipo del mismo, se basará en lo cómodos que nos encontremos cuando estemos golpeando la pelota.

¿Los antivibradores ayudan a prevención de lesiones?
Los antivibradores de tenis se han demostrado que como su nombre indica, reducen las vibraciones de la raqueta. Eso influye en dos cosas: menos feeling con la pelota al golpear y menos vibraciones en nuestro antebrazo, codo, etc. Entonces si el antivibrador sea del tipo que sea reduce las vibraciones,se puede decir que ayuda activamente a prevenir problemas y lesiones (aunque pueden ocurrir de igual manera) por ejemplo lesiones como: el codo del tenista o tendinitis.
Si sufres sobrecarga en tu antebrazo, hombro o codo… Te recomendaría a probar a usar antivibrador, quizás notes tras varias semanas como el dolor va disminuyendo. Como ya bien sabrás, el tenis son sensaciones y por ello cada jugador y jugadora es un mundo.

FUENTE DE LA NOTICIA: www.zonatenis.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *