Adelgazar comiendo pan: ¡Descubre cuál es el mejor!

Son muchas las personas que eligen no incluir el pan en sus dietas de adelgazamiento. No obstante, los nutricionistas nos dicen que es un gran error puesto que, en una nutrición saludable y equilibrada, es necesario incluir fibra y los carbohidratos presentes en el pan.

Aún más, especialistas en medicina y nutrición nos señalan algo realmente interesante: se puede comer pan y adelgazar a la vez pero, eso sí, en nuestra dieta hay que incluir un tipo de pan realmente saludable. ¿Quieres saber cuál es? Te lo explicamos a continuación.

¿Puede el pan ayudarme a bajar de peso?
El doctor Félix Gómez-Guillamón Arrabal es médico especialista en Medicina Interna y experto en Nutrición del USP Hospital de Marbella (Málaga, España). Es él quien ha publicado un interesante libro titulado “Adelgace comiendo pan”, donde se aborda precisamente esta interesante cuestión. Para comprender un poco más cómo puede justificarse esta idea, no tienes más que tener en cuenta estas dimensiones:

  • Generalmente, a la hora de seguir una dieta de adelgazamiento, lo primero que hace mucha gente es dejar de consumir pan. ¿Qué se consigue con ello? Bajamos nuestro índice de hidratos de carbono y fibra, las digestiones se hacen un poco más lentas y acabamos sufriendo estreñimiento. Sin hablar de la consecuente bajada de energía.
  • Según nos explica el doctor Gómez-Guillamón, las personas necesitamos dos elementos básicos para vivir: oxígeno y glucosa. Puede que al leer la palabra “glucosa” pienses de inmediato en grasa corporal. Bien, hay que hacer unas interesantes concreciones. La glucosa es esencial para nuestro cerebro. Este órgano necesita un 20% de nuestra energía y es precisamente la glucosa lo que lo alimenta.
  • Cuando consumimos pan, lo que hace nuestro organismo es quedarse con la mitad de esa glucosa. Una parte la convierte en energía y la otra la almacena en el hígado. La glucosa es importante para este órgano, ya que le permite realizar muchas funciones, no obstante, el problema aparece cuando hay un “exceso” de glucosa. Cuando esto ocurre, nuestro organismo tiende a retener agua, y por eso a menudo, nos vemos hinchadas.
  • El pan, por sí mismo, no hace que acumulemos grasa. El riesgo está en lo que incluyamos en él y en el tipo de pan que elijamos. Los elaborados con harinas refinadas son los más perjudiciales.
  • Si elegimos prescindir del pan en nuestra dieta, tendremos menos hidratos de carbono y menos glucosa. ¿Qué significa esto? Que, lejos de perder grasa, lo que ocurrirá será que dispondremos de menos energía, con lo cual se reducirán nuestros músculos, la piel se volverá flácida, sufriremos estreñimiento y tendremos menos glucosa para el cerebro y el hígado. Así que, lo ideal es consumir pan de modo equilibrado, eligiendo siempre el mejor. De ese modo, nuestras funciones básicas estarán optimizadas y no perderemos músculo, sino que iremos perdiendo peso de forma más saludable sin esa molesta “falcidez”.

¿Cuál es el mejor pan que podamos comer para perder peso?

El pan de centeno, sin lugar a dudas. Su sabor es realmente agradable y combina muy bien con muchos alimentos, e incluso consumiéndolo solo es igual de sabroso. Puedes encontrarlo en muchas panaderías, supermercados y tiendas naturales. E incluso puedes elaborarlo tú misma, si se te da bien el tema de la cocina.

¿Quieres saber por qué es tan adecuado incluir pan de centeno en nuestras dietas de adelgazamiento? ¡Toma nota!

  • El pan de centeno tiene como particularidad el disponer de un buen aporte de hidratos de carbono, pero en este caso son de liberación lenta. ¿Qué significa esto? Que nos van a aportar energía durante más tiempo y que, con una cantidad justa, nos sentiremos mucho más saciadas.
  • El pan de centeno es rico en vitamina E y B, fósforo, cinc o magnesio. Pocos cereales pueden llegar a ser tan saludables.
    El pan de centeno actúa, además, como un excelente laxante natural perfecto para regular el tránsito intestinal. Es muy rico en fibra y nos va a permitir mejorar nuestras digestiones.
    Otro dato estupendo que debe convencerte para incluir este pan en tu dieta es que nos ayuda a regular la absorción de azúcares simples. Evita el que podamos sufrir diabetes tipo 2, y también que subamos de peso.
  • Asimismo, el pan de centeno es ideal para controlar los niveles de colesterol en sangre. Atrapa los triglicéridos en el intestino y evita que nuestro organismo los absorba. Es simplemente maravilloso.
  • Otro dato muy interesante del pan de centeno es que va a ayudarnos a mejorar la circulación de la sangre. Esto lo consigue gracias al ácido linoleico del que dispone.
  • El pan de centeno regula la hipertensión.
    Un último dato que debes tener en cuenta es que, si bien el pan de centeno es muy beneficioso, debes cuidar lo que incluyas en él. Nada de mantequillas o mermeladas, por ejemplo. Mejor aceite de oliva, aguacate, salmón ahumado, pechugas de pavo a la plancha… Siguiendo una nutrición adecuada, variada y libre de grasa, conseguirás bajar de peso.
    FUENTE DE LA NOTICIA: http://mejorconsalud.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *