Acortamiento del psoas: esto es lo que puedes hacer para evitarlo y reducir el dolor

El psoas es un músculo situado a ambos lados de nuestro abdomen cuya función es flexionar la cadera y estabilizar la columna lumbar, función, esta última, que comparte con todos los músculos que componen nuestro core.

Debido a que el psoas o psoasiliaco es el único grupo muscular que conecta nuestra columna vertebral con nuestras extremidades inferiores, muchas de las lesiones o molestias que sufre son debidas a una falta de fuerza y estabilidad general en todo el sistema del core. Cuando las exigencias de estabilidad central sobrepasan las que el core en conjunto es capaz de asumir, se transfiere un exceso de carga sobre uno de los grupos musculares más cercanos, el psoas.

En este artículo vamos a darte algunas claves para prevenir y reducir el dolor provocado por la rigidez en este grupo muscular, el psoasiliaco.

¿Qué es el psoasiliaco?

El psoasiliaco es un músculo que se divide en dos. Ambas porciones comparten inserción en el trocánter menor del fémur pero no se originan en el mismo sitio:

  • El psoas es un músculo alargado que se divide en psoas mayor y menor, se origina en la última vertebra dorsal o torácica y en cada una de las cinco vertebras lumbares.
  • El iliaco es un músculo de forma plana y triangular que se origina en la fosa iliaca, en el interior del ala del ilión.

El origen del psoas es clave para entender cómo una disfunción en este grupo muscular puede provocar molestias incluso en la columna lumbar.

¿Acortamiento muscular? Más bien falta de fuerza

El acortamiento muscular no existe. Es un concepto obsoleto ya que la aproximación entre el origen y la inserción de un músculo es un fenómeno que no se ha observado salvo tal vez en algunas miopatías concretas que cursan con fibrosis.

De esta manera el origen del fenómeno de esta rigidez o stiffness, es neuromuscular. Cuando un músculo permanece de forma crónica dentro de los mismos ángulos de movimientos articular o de elongación, pierde funcionalidad más allá de estos márgenes. Cuando esto sucede, nuestro sistema nervioso percibe el estiramiento de este músculo como algo potencialmente peligroso y manda un reflejo de contracción. Es entonces cuando notamos esa característica restricción, rigidez o «acortamiento». Puede incluso ser doloroso.

Para seguir leyendo esta noticia, pincha en la fuente.

Fuente de la noticia: https://www.vitonica.com/entrenamiento/acortamiento-psoas-esto-que-puedes-hacer-para-evitarlo-reducir-dolor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *