6 motivos para hacer de la natación tu deporte

Según fuentes del Ministerio de Cultura y Deportes, la natación es el deporte más practicado en España con un porcentaje del 33%. Le sigue el fútbol con una cuota del 31,7% y, en tercer lugar, aparece el ciclismo con un 19,1%.
Todos sabemos que la natación es uno de los deportes más recomendados ya que une potencia, resistencia, fuerza y flexibilidad al mismo tiempo. Pero… ¿conocemos a fondo todos sus beneficios tanto físicos como psicológicos?

1. Quema grasas
La natación es uno de los deportes más efectivos para quemar calorías. En buenas condiciones y según la intensidad de práctica en una hora podemos quemar entre 500 y 600 calorías, motivo por el que es altamente recomendable en las rutinas de quienes siguen un programa de pérdida de peso.

2. Mejora el sistema respiratorio y aumenta la capacidad pulmonar
Esto es porque fortalecemos todos los músculos involucrados en cada inspiración y expiración que hacemos, lo que se traducirá en que cada vez podamos coger más aire con una sola inspiración optimizando así la utilización de nuestros pulmones y haciendo la respiración más eficiente. La natación mejora el consumo de oxígeno hasta en un 10%.

3. Aumenta tus niveles de energía
Factores como la inactividad o el aislamiento social pueden agravar el riesgo de depresión. Por ello, ir a nadar a una piscina aumentará nuestra energía vital generando endorfinas y mejorando nuestro índice metabólico, al mismo tiempo que reduciremos nuestra sensación de estrés y aumentaremos la relajación.

4. Beneficios cognitivos y neuronales
La natación favorece la regeneración de neuronas en nuestro hipocampo, la región del cerebro cuya función es la consolidación de la memoria y el aprendizaje. Tanto es así que los niños que aprenden a nadar desde sus primeros años de vida desarrollan una mayor coordinación y habilidades visuales y motoras.

5. Mayor flexibilidad
Aunque los grupos musculares que usamos al nadar varían según el estilo de práctica, utilizamos la mayoría de grupos musculares del tren superior, inferior y del tronco, de modo que nuestras articulaciones ganan flexibilidad y tonificación. Esto hace de la natación un deporte muy recomendable para aquellas personas con problemas de caderas o lumbalgias.

6. Bajo impacto sobre nuestras articulaciones y huesos
Cuando nadamos el agua soporta hasta el 90% del peso de nuestro cuerpo, cosa que hace que nuestras articulaciones no reciban el impacto sobre superficies duras propio de otros deportes, de modo que tendremos un menor desgaste articular.

¿Faltan razones para lanzarse a la piscina?

Pincha AQUÍ en infórmate sobre nuestra ESCUELA de NATACIÓN.

FUENTE DE LA NOTICIA: www.comunidad.decathlon.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *