6 consejos para mejorar tus brazadas en natación

Como en la mayoría de deportes, la natación requiere de técnicas, formas y ciertas habilidades para poder llevarse a cabo de manera correcta.

Desde pequeños, es usual la práctica de esta disciplina mejorando las destrezas motoras del cuerpo y acondicionándolas a las altas exigencias del deporte. Sesiones prolongadas de entre 50, 100, 150, 200 y 300 metros, cuatro estilos definidos (mariposa, braza, libre, espalda) son algunas de las características que desde la temprana edad cualquier atleta dentro de la natación debe sortear. Apúntate a natación y deja que tu monitor te aconseje. Pincha para saber más sobre nuestra Escuela de Natación.

Descubre 6 consejos para mejorar la técnica de tus brazadas en natación.

6 consejos para mejorar tus brazadas

1. Adquirir resistencia

La clave del éxito para un nado eficiente es intentar mantener una posición estable, para ésto se deben contraer los músculos de la parte baja de la espalda, abdominales , glúteos y piernas, los cuales la mayoría de personas tiende a relajar, es decir, se limitan sólo a flotar en la piscina.

La optimización adecuada de los músculos antes mencionados es absolutamente necesaria para tratar de no parecer una medusa, sino todo lo contrario, emular el nado de un delfín.

2. Exhalar dentro del agua

Para no perder el aire y no sentirte ni mareado ni agotado al nadar, es necesario que recuerdes la sincronía del ritmo de respiración que se requiere mientras se nada.

Cualquiera fuere el estilo que practiques, es importante tener presente que en el momento que tu cara esté debajo del agua, exhales el resto del oxígeno para que al salir a la superficie abras la boca y tomes bocanadas grandes de aire.

3. Nadar con aletas

Durante una sesión de práctica, el uso de aletas aligera la carga en el cuerpo, aumenta la velocidad de manera considerable y libera la tensión con cada patada.

Las aletas son un medio efectivo para nadar rápido y con poco esfuerzo físico, ya que estas hacen todo el trabajo por ti.

4. Mantén tu cabeza alineada al nadar de espaldas

Nadar de espalda es muchísimo más que sólo flotar, sin mencionar que al momento de practicar este estilo, tu linea de visión se encuentra absolutamente de espaldas al objetivo donde apuntan tus brazos y piernas.

Para mejorar tus brazadas cuando nadas de espaldas, debes concentrar tu mirada en un punto alto en el cielo mientras ejecutas este estilo, coordinando tus caderas y piernas con respecto a la posición de tu cabeza. Para seguir leyendo pincha sobre la fuente.

Fuente de la noticia: https://www.entrenamiento.com/natacion/consejos-para-mejorar-tus-brazadas/

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *