5 alimentos para despertarte con energía

Los 5 alimentos que te harán “saltar” de la cama. ¡Fuera eso de despertarse sin energía!

Suena el despertador y te cuesta un rato hasta que consigues “despegarte” las pestañas. La realidad de todos los días y es que nos cuesta muchísimo arrancar y activarnos después de nuestras horas de más que merecido y reparador sueño… ¿Qué podemos hacer para intentar acelerar el “proceso de arranque”? Muy sencillo: vamos a darnos un buen “chute” energético en el desayuno. Mucho cuidado con este concepto de “chute”, no vale desayunar cualquier cosa, de hecho, los azúcares provocan un rápido pico de glucosa que nos activa pero que desciende muy rápidamente, generando justo el efecto opuesto de “cansancio” que nos buscamos y en el que el cuerpo nos pide más azúcar. En definitiva, un bucle sin fin, del que no saldremos bien parados, así que te proponemos los 5 alimentos que no le pueden faltar a nuestro desayuno deportivo para terminar de despertarnos de forma saludable con energía “limpia” que nos ayudará a afrontar el día sin temer al efecto rebote:

01\ Huevos. Aportan a tus músculos las proteínas que necesitan tras el ayuno nocturno y que tienen un efecto saciante que contribuirá a que no te “desplomes” a media mañana. Es especialmente rico en aminoácidos esenciales, ácidos grasos y algunos minerales y vitaminas necesarios en la dieta.

Los huevos aportan al total de la dieta una apreciable cantidad de proteína de fácil digestión y un perfil de aminoácidos esenciales similar al que se considera ideal para el hombre. Por esta razón, se dice que es de alto valor biológico (94 en una escala de 100).

Dos huevos aportan unas 141 kcal, lo que supone un 7% de la energía diaria recomendada para un adulto, que necesita 2.000 kcal. El huevo no contiene hidratos de carbono, por lo que la energía procede fundamentalmente de su materia grasa. La calidad de la grasa presente en el huevo es buena pues el contenido de AGM –ácidos grasos monoinsaturados- (3,6%) y AGP -ácidos grasos poliinsaturados- (1,6%) supera ampliamente al de grasa saturada -AGS- (2,8%). Contiene también AGP Omega-3, como EPA -ácido eicosapentaenoico- y DHA -ácido docosahexaenoico- que han demostrado efectos beneficiosos sobre la salud.

02\ Yogur. Su alto contenido en calcio contribuye a mantener tu peso a raya y resulta más fácil de digerir que la leche, para que tengas una mañana perfecta.

Es uno de los pocos alimentos “vivos” porque las bacterias del yogur no se pierden si se mantiene el proceso de refrigeración y te ayudan a mantener y repoblar la flora bacteriana del sistema digestivo. ¿Qué te aporta? Un yogur normal de 125 g aporta una media de 69 calorías, con 4 g de proteínas y 137 mg de calcio. Un yogur desnatado aporta unas 35 calorías, con 6 g de grasa y 120 mg de calcio. Consejo Sport Life. Escoge siempre que puedas yogur natural sin azúcares añadidos y acostúmbrate a su sabor para aprovechar los beneficios de las bacterias.

03\ Fruta natural. Intenta que sea de temporada y de cultivo ecológico, para que puedas comerla con piel (siempre que sea posible). La fruta contiene mucha fibra y su alto contenido en fructosa es ideal para mantenerte activo toda la mañana.

Ten en cuenta que todas las frutas tienen azúcares que nos aportan energía antes de entrenar y que también nos ayudan en la recuperación tras los esfuerzos. Pero no todas las frutas tienen el mismo índice glucémico (IG), que representa la respuesta de la glucemia, esto es, el tiempo que tarda en aparecer el alimento en forma de glucosa en la sangre para su metabolización. Por ello, las frutas con bajo IG son perfectas para antes de entrenar (para que te dure la energía) y las que lo tienen elevado son más adecuadas para después del entrenamiento, ya que son azúcares muy rápidos que favorecen una rápida recuperación e hidratación.

04\ Café. Es de sobra conocida la capacidad de la cafeína para despertarte, mantener alerta tus sentidos y mejorar tu rendimiento. Pero ten cuidado, si te pasas, puede provocar insomnio y nerviosismo. Por eso el desayuno es perfecto para tomarte un café… queda mucho tiempo hasta que vuelvas a la cama.

Además, es fuente de polifenoles antioxidantes que ayudan al sistema natural de protección frente a los radicales libres y la cafeína facilita la utilización de las grasas, ahorrando el glucógeno y prolongando el tiempo de ejercicio. Por otra parte, la cafeína bloquea en parte la acción de la adenosina, una sustancia que se encarga, entre otras funciones, de transmitir la sensación de cansancio al cerebro. También aumenta la cantidad de catecolaminas en el plasma y permite al organismo adaptarse al esfuerzo físico y mental.

05\ Avena. Supone una gran fuente de hidratos de carbono que no provoca los “picos de energía” (con la consiguiente bajada posterior) que acompañan a otros cereales, por lo que resulta ideal para mantener estables tus niveles de energía hasta la hora de comer.

Es un cereal muy nutritivo, energético y de fácil digestión. La avena te aporta proteínas, hidratos de carbono de asimilación lenta y minerales como potasio, magnesio, hierro, manganeso y fósforo. Es muy rica en vitamina E y vitaminas B, especialmente vitamina B1 que reducen la ansiedad y mejora los estados depresivos. Contiene avenosa, una sustancia estimulante muy apropiada para los deportistas y estudiantes y ácidos grasos sanos como el ácido linoleico. La avena estimula la glándula tiroides y aumenta el metabolismo, por lo que a pesar de su valor calórico ayuda a adelgazar. Tiene virtudes hipocolesterolemiantes, ayuda a regular la glucosa en sangre y previene la ateroesclerosis.
FUENTE DE LA NOTICIA: http://www.sportlife.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *